Actualizado 07/11/2007 19:28 CET

Baloncesto.- El iurbentia Bilbao basket, quinto clasificado, sueña "con la Copa del Rey y el 'play-off'"

BILBAO, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La plantilla y el cuerpo técnico del iurbentia Bilbao Basket, mejor defensa de la ACB, quinto clasificado y con sólo dos derrotas tras seis jornadas, insisten en que el objetivo sigue siendo la permanencia, pero reconocen abiertamente que sueñan "con la Copa del Rey y el 'play-off'".

El conjunto bilbaíno debutó en la ACB en la temporada 2004/05, con un desastroso partido inaugural en el que cayeron con estrépito ante el TAU Cerámica por 57-104. Pocos podían predecir entonces que tres años después, el conjunto aún entrenado por Txus Vidorreta y aún con Javi Salgado como alma y cerebro del equipo y Fred Weis luchando en el poste, estaría apuntando muy alto y en la quinta posición de la liga.

El secreto, aparte del trabajo constante y la fe en el proyecto, es el mantenimiento del bloque, que este año sólo ha modificado cuatro piezas: Marcelinho Huertas, Paco Vázquez, Quincy Lewis y Drago Pasalic. El resultado no podía haber sido mejor: balance de 4-2, a un triunfo del liderato, y equipo con menos puntos recibidos de la competición.

"Estamos compitiendo mejor que nunca, porque tenemos más calidad y mejor rotación que otras campañas", aseguró el técnico 'rojillo' en declaraciones a 'acb.com' que recoge Europa Press. "Nuestra plantilla tiene un gran conocimiento de la competición y sabemos que el equipo puede plantar cara a cualquier rival de la liga", añadió.

El Bilbao Basket han vencido a Gran Canaria Grupo Dunas, CB Granada, DKV Joventut y Cajasol; las derrotas llegaron por un solo punto ambas, contra el Polaris World en Murcia y frente al Grupo Begar en León.

Se trata de un inicio mejor del esperado. "Los planes en ACB son difíciles de hacer, pero teníamos la ilusión de llegar a la octava jornada con cuatro victorias al menos, al tener cinco partidos fuera", confesó Vidorreta que una vez cumplido ese objetivo apuesta por "rendir al máximo nivel en las dos visitas muy difíciles que nos quedan a Málaga y Madrid".

El entrenador bilbaíno tiene muy claro que "el secreto es el bloque, sobre todo si mantienes una dinámica positiva". "Venimos de una buena segunda vuelta el año pasado, tal y como le sucede a Ricoh Manresa y CB Granada, por ejemplo. Eso te da mucha confianza para integrar a los nuevos jugadores que llegan, sobre los que te puedes centrar más y evolucionan más rápidamente".

Además, destacó que "todos los jugadores han dado un plus en defensa". "Siempre hemos ido de menos a más en ese aspecto, pero ahora estamos en un nivel óptimo como lo demuestra que seamos líderes en menos puntos recibidos".

Entre las nuevas incorporaciones realizadas esta temporada destaca la de Marcelinho Huertas, cedido del DKV Joventut. El base brasileño coincide con el punto de vista de Vidorreta argumentando que "es muy difícil hacer un equipo nuevo con muchos jugadores aunque sean de gran nivel; es muy difícil coger una identidad de juego tan rápidamente".

SOÑAR ES GRATIS.

Huertas se permite soñar con los objetivos del equipo, que está "a tope en confianza". "De nivel quizás no, pero los resultados son muy buenos. Tenemos que luchar y trabajar cada día por la Copa y por el 'play-off'; sabemos que es muy difícil, porque hay equipos favoritos con un gran potencial: nosotros corremos por fuera. Pero sabemos que si seguimos jugando así podemos soñar con eso", afirmó.

El punto de vista de Vidorreta es parecido, aunque, fiel a sus principios, recalca que deben "partir de la premisa que el objetivo es la permanencia". "En Bilbao estuvimos muchos años sin ACB, así que lo primero que queremos es asentarnos. Iremos adaptando los objetivos a la nueva situación".

No obstante, no niega el de Indautxu que las miras son altas. "Comentábamos en la pretemporada que nos gustaría superarnos y pasar de décimos que fuimos el año pasado a otro objetivo. Aún es pronto, pero dentro de un mes podremos hablar de Copa o de 'play-off' si seguimos en esta línea".

Se alcancen o no esos nuevos objetivos, lo que es innegable es que el equipo funciona como nunca y espera un futuro brillante. "Lo mejor es la unión que tenemos los jugadores. A nosotros nos da igual quién juega más o menos o quién anota los puntos. Es un buen conjunto, de buenas personas, que tiene muy claro el objetivo común", afirma Marcelinho.

En este sentido, el brasileño, pese a haberse consolidado como el base titular de garantías que el Bilbao Basket no había tenido estas últimas temporadas (25 minutos por partido, 14,2 puntos y 12,70 de valoración) no piensa "en objetivos individuales". "Lo más importante en la carrera de un base es que el equipo juegue bien y gane. Tengo más minutos de los que nunca he tenido en ACB, pero mi única misión es ayudar al equipo a ganar jugando mejor", concluyó.