Publicado 06/02/2015 22:55CET

El 'Cheminées Poujoulat' cruza el segundo de los tres grandes cabos en la Barcelona World Race

Llevan 37 días completos de regata

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El regatista suizo Bernard Stam y el navegante francés Jean Le Cam, a bordo del barco 'Cheminées Poujoulat', han cruzado este viernes el cabo Leeuwin como líderes de la Barcelona World Race, sobrepasando la longitud que marca el segundo de los tres grandes cabos de esta vuelta al mundo.

De esta manera, el 'Cheminées Poujoulat' ya tiene Australia al Norte y mejora en casi dos días el tiempo registrado por la embarcación francesa 'Virbac-Paprec 3' durante la edición 2010/2011, una carrera que finalmente acabaría adjudicándose el propio navío galo.

Unas 175 millas detrás de Stam y Le Cam, el 'Neutrogena' patroneado por Guillermo Altadill y José Muñoz podría cruzar el cabo Leeuwin durante la próxima madrugada. Los dos barcos líderes navegan en condiciones similares, con vientos del sudsudoeste de unos 21 nudos de media, y promedian velocidades similares, de entre 15 y 17 nudos.

El 'Neutrogena', con rumbo sudeste y con un promedio de 15 nudos en las últimas 24 horas, logró en la sesión matutina reducir la distancia con el 'Cheminées Poujoulat' en unas 10 millas. Y todo ello sabedores que, al sur de Australia, la zona de exclusión antártica baja paulatinamente de los 46ºS hasta los 51º30'S; esto abre más espacio para la estrategia de ambos barcos, lo que agradecerán para evitar el anticiclón que se está formando sobre la bahía australiana.

Empujado por un viento del noroeste de 15 a 17 nudos, al 'GAES Centros Auditivos' no le va a faltar trabajo en su condición de tercer clasificado. Tampoco a su inmediato perseguidor, el 'Renault Captur', que progresa al norte de una baja presión que le genera vientos fuertes (de hasta 40 nudos). La lucha por la tercera plaza de la Barcelona World Race sigue bastante activa, aunque con 230 millas de diferencia entre ellos.

"Estamos tomando un poco de separación lateral, y esperamos recuperar algo de distancia en los próximos dos días. Desde luego que no vamos a rendirnos en la lucha por el podio, pero no es fácil atraparles porque van rápido", aseguró el alemán Jörg Riechers desde el 'Renault Captur', en referencia a la tripulación rival del 'GAES'.

Para el navegante francés Sébastien Audigane, compañero de Riechers, la noche va a ser un factor decisivo ante las fuertes condiciones climáticas que se esperan en la carrera. "Lo tenemos todo estibado, las velas y el barco bien ordenados. Tendremos que tomar un rizo y cambiar de vela; lo manejaremos con mesura", comentó Audigane al respecto.

LA GRAN BORRASCA AÚN LIMITA A LOS PERSEGUIDORES

Unas 500 millas más atrasados, los hermanos Bruno y Willy Garcia prosiguen quintos con el 'We Are Water' por detrás de un frente borrascoso, con vientos del Oeste-noroeste de 28 a 30 nudos. "Hemos estado, seis o siete horas, con 40 nudos constantes y con rachas de entre 45 y 47. El barco está más debajo que encima del agua", explicó Willy a través de un correo electrónico.

El sexto y séptimo clasificados, el 'One Planet, One Ocean & Pharmaton' y el 'Spirit of Hungary', comparten sistema meteorológico aunque separados por 600 millas. Dos depresiones al noroeste provocan viento y grandes olas, y Nandor Fa y Conrad Colman desde el 'Spirit' tienen que ir ciñendo hacia el Nordeste, con vientos de 25 nudos. Además, 70 millas al sur del 'One Planet, One Ocean & Pharmaton' se detectaron hielos de más de 200 metros, y a unas 25 millas al sur del límite de la zona de exclusión (cerca de las islas Crozet).

"Llevamos cuatro o cinco días ciñendo. A veces me da la sensación de estar navegando por el planeta en dirección contraria, pero de cualquier forma pronto viraremos y volveremos a ir hacia el Sureste", señaló el regatista húngaro Nandor Fa.

"La vida es muy difícil en el barco porque está muy escorado; y hay mucho movimiento, muy agitado, mucho pantocazo. Pero al menos nos movemos y esto cambiará puede que en dos días. Así que estamos bastante contentos, queremos navegar con la máxima seguridad posible y centrar nuestra energía en ello; es lo mejor que podemos hacer por ahora", concluyó.