Publicado 11/02/2015 19:37:19 +01:00CET

El 'Neutrogena' deja la lucha por el liderato de la Barcelona World Race

El 'Neutrogena' activa el modo invisible en la Barcelona World Race
GILLES MARTIN-RAGET/ BARCELONA WORLD RACE

El 'Cheminées Poujoulat' prosigue como líder en solitario

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El navegante suizo Bernard Stamm y el tripulante francés Jean Le Cam, a bordo del 'Cheminées Poujoulat', han avanzado este miércoles por el océano Pacífico como líderes en solitario de la Barcelona World Race, tras la decisión de su principal rival, el 'Neutrogena', de parar en Nueva Zelanda para subsanar una avería.

El español Guillermo Altadill y el chileno José Muñoz efectuaron desde el 'Neutrogena' una parada técnica en Invercargill, en la isla Sur de Nueva Zelanda, para reparar la avería en el motor que les impide cargar las baterías de su navío. Y todo ello tras haberse completado 42 días de la carrera.

"El hidrogenerador funciona pero es delicado, porque a grandes velocidades y con olas no se puede llevar; por lo que no es una opción para el Pacífico. La alternativa era seguir navegando sin ningún tipo de electrónica y conduciendo a mano", explicó Altadill en una videoconferencia tras la sesión matutina.

El navegante barcelonés prevé que perderán cinco días con su parada en una de las ciudades más meridionales del mundo. "Tardaremos 40-45 horas en llegar a tierra, más las 24 horas de penalización que utilizaremos para hacer la reparación, y luego la meteorología no es buena para salir de Nueva Zelanda, nos encontraremos un anticiclón", añadió.

Miembros de su equipo técnico tomarán este miércoles un avión desde Gran Bretaña, con piezas de recambio, para ayudar al 'Neutrogena' en los trabajos de reparación y dejarlo al 100 % para la segunda parte de la competición.

Con esta detención, el 'Cheminées Poujoulat' tiene vía libre hacia Cabo de Hornos. De hecho, Stamm y Le Cam navegaron ya la mitad del recorrido de la competición, cifrado en 11.720 millas náuticas (18.862 kilómetros) de las 23.440 totales, por lo que empiezan así la ruta hacia la meta de Barcelona.

"ES UNA DECISIÓN SABIA"

Desde el 'Cheminées Poujoulat', Bernard Stamm y Jean Le Cam reaccionaron a la noticia con tristeza y comprensión. "Las condiciones que tenemos son muy duras y es difícil continuar la ruta con problemas graves como los que tienen Guillermo y José. El océano Pacífico es inmenso. Hay que tener un mínimo vital para navegar con seguridad", comentaron.

"Sin energía no se puede. Han tenido que tomar una decisión pesada, pero es una decisión sabia. Lo sentimos mucho por ellos, pero la ruta es larga y, teniendo en cuenta su combatividad, no tenemos ninguna duda de que volverán a la regata al cien por cien. Les deseamos mucho ánimo para las horas que les separan de Nueva Zelanda", agregaron.

La parada del 'Neutrogena' da alas al 'GAES Centros Auditivos' de Anna Corbella y Gerard Marín, que se mantiene como tercer clasificado y que podría pensar en disputar la segunda plaza de la Barcelona World Race. Según sus cálculos, Altadill y Muñoz se reincorporarían a la regata cerca del barco de Corbella y Marín, un dúo que continúa hacia el Sur por debajo del continente australiano y a lo largo de la zona de exclusión antártica.

Las condiciones de navegación en el sistema situado entre las latitudes 48ºS y 50ºS son buenas para su progresión, ya que el 'GAES Centros Auditivos' navega a unos 16 nudos de velocidad con vientos portantes del Noroeste de unos 20 nudos de intensidad.

Unas 270 millas náuticas más atrás, el 'Renault Captur' empieza también a descender. Durante la sesión matutina, sus tripulantes Jörg Riechers y Sébastien Audigane progresaron ligeramente más rápidos que el navío antecesor. El pasado martes, Riechers y Audigane hicieron la última trasluchada y desde entonces el viento les favorece en ruta directa al Este-sudeste.

Los vientos también soplan favorables para el 'We Are Water' en la quinta posición. Los hermanos Bruno y Willy Garcia navegan tranquilos, con unos 15 nudos de velocidad media, lo que podría suponer que superasen la longitud del cabo Leeuwin, de la que ahora distan menos de 430 millas náuticas.

"Tienes que ponerte mil capas de ropa para no helarte de frío. Tres pantalones, dos pares de calcetines, la indispensable capucha de neopreno, dos chaquetas, etc. Intentamos pasar buena parte de las guardias en el interior de la cabina, pues afuera las olas barren la cubierta cada dos por tres", destacó Willy Garcia.

ALERTA DE 'GROWLERS' Y OBJETOS PELIGROSOS

Navegando en el límite de una borrasca, Aleix Gelabert y Didac Costa se preparan para condiciones duras a bordo del 'One Planet, One Ocean & Pharmaton'. Un frente les encontrará con entre 30 y 40 nudos constantes y ráfagas de 50 a 55.

No sólo el viento los mantiene despiertos. Navegando cerca de la zona de exclusión antártica, están igualmente atentos a posibles 'growlers' o hielos flotantes. "Lo que hacemos es fijarnos en la información que nos da la dirección de regata sobre las posiciones de los icebergs y un mapa con la temperatura del agua del mar para conocer las zonas de más riesgo", aseguró Costa.

Gelabert incidió en la misma problemática. "Nos sentimos seguros al norte de la zona de exclusión, ya que sabemos que la dirección de regata ha trabajado mucho en el límite para estar seguros. A veces es posible que algún 'growler' salga de la zona de exclusión, así que cambiamos un poco el rumbo por si acaso. Estamos en contacto con dirección de regata y tenemos mucha confianza", dijo.

Cerrando la flota, el 'Spirit of Hungary' tuvo una jornada ocupada de reparaciones, a causa de un objeto flotante no identificado que impactó en una de las palas del timón. "No sabemos de qué se trataba. Era grande y negro; algo duro, no una ballena. Podría haber sido un gran árbol, un pedazo de madera o algo así", indicó su navegante Nandor Fa.

"Los tornillos del fusible de la pala de timón de babor saltaron; y, desafortunadamente, la barra de unión se rompió y tuvimos que repararla y laminarla para que el timón volviera a funcionar", concluyó.

Para leer más