Actualizado 25/10/2007 20:46 CET

Rugby.- Barcelona espera concretar en unas semanas la posibilidad de convertirse en sede de la selección de Argentina

BARCELONA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Barcelona espera concretar en las próximas semanas la posibilidad de convertirse en la sede de la selección de Argentina de rugby, si ésta logra su objetivo de ser admitida en el torneo Seis Naciones, que disputan Inglaterra, Francia, Irlanda, Gales, Escocia e Italia.

Otras ciudades, como Valencia y Bruselas, también optan a acoger los partidos de 'Los Pumas', aunque los argentinos no han alcanzado "ningún compromiso con ninguna ciudad", según explicó a Europa Press el concejal de deportes del Ayuntamiento de Barcelona, Pere Alcober.

Alcober fue invitado por la federación argentina a presenciar la semana pasada en París el partido Francia-Argentina del Mundial, en el que el equipo sudamericano se adjudicó la tercera plaza del campeonato, y pretende "concretar alguna cosa a medio plazo".

En París, se entrevistó con el presidente de la Unión Argentina de Rugby, Alejandro Risler, y el secretario general, Raúl Sanz, y en unas semanas espera recibir la visita de una delegación argentina a Barcelona para "perfilar más un posible acuerdo".

Ambas partes acordaron "mantener un diálogo permanente", según Alcober, que valoró las opciones de Barcelona porque en ella "vive una importante colonia argentina, hay conexiones con ciudades de toda Europa en vuelos de bajo coste y existe una gran tradición de rugby".

La propuesta del Ayuntamiento de Barcelona es que la selección argentina de rugby dispute sus partidos en el estadio Olímpico de Montjuïc, donde actualmente juega sus encuentros el RCD Espanyol de fútbol, que prevé dejar de usar el campo durante la campaña 2008/09.

Alcober ya ha transmitido al Espanyol que podrá seguir jugando en Montjuïc "mientras lo necesite", aunque admitió que "si llegase el caso, se estudiaría compaginar" la celebración de los partidos de fútbol del Espanyol y de la selección argentina de rugby.

El Ayuntamiento, además, se encuentra en un proceso de reflexión y debate sobre el futuro uso del estadio Olímpico una vez el Espanyol se traslade al futuro estadio de Cornellà-El Prat y tiene previsto presentar sus planes para el recinto a principios del próximo año.