JJ.OO.- El ministro chino de Exteriores ve "imposible" que se detenga a nadie por defender los Derechos Humanos

Actualizado 28/02/2008 11:06:29 CET

BEIJING, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Yang Jiechi, salió hoy al paso de las constantes críticas que le están lloviendo al país sobre su supuesta falta de respeto hacia los Derechos Humanos ante la cercanía de los Juegos Olímpicos asegurando que China nunca detendría a nadie por defender los Derechos Humanos.

"La gente en China goza de una amplia libertad de expresión. Nadie es arrestado por decir que los Derechos Humanos son más importantes que los Juegos. Eso es imposible", declaró Yang, en una rueda de prensa celebrada conjuntamente con el secretario de Exteriores británico, David Miliband, de visita en China.

"Pide en la calle a diez personas que se acerquen a la policía y les diga diez, o incluso cien veces 'los Derechos Humanos son más importantes de los Juegos Olímpicos', y veremos a cuántos ponen entre rejas", dijo. "Si hablan mucho rato y se cansan, seguramente el agente les ofrecerá un taza de té", ironizó.

Los comentarios del ministro chino responden así a las informaciones relativas a Yang Chunlin, un obrero desempleado de la provincia de Heilongjiang (norte), que fue detenido en julio del año pasado después de reunir más de 10.000 firmas de campesinos de la región en una carta titulada "queremos Derechos Humanos, no Juegos Olímpicos". La carta denunciaba las injustas expropiaciones de tierras que habían tenido lugar alrededor de la localidad de Jiamusi, y le valió al ex obrero un juicio, celebrado la semana pasada, por "subversión contra el poder".

En la rueda de prensa de hoy el secretario de Exteriores británico defendió una postura de acercamiento, en oposición a la presión que está encarando China en los últimos tiempos.

"Creemos que las Olimpiadas son una oportunidad para celebrar el progreso que ha alcanzado China. Desde nuestro punto de vista el compromiso, y no el aislamiento, es la forma correcta para avanzar", afirmó David Miliband, cuyo país tomará de China el relevo de los Juegos Olímpicos en 2012.

Según pudo saberse la semana pasada, el primer ministro chino, Wen Jiabao, se puso en contacto telefónico con su homólogo británico, Gordon Brown, en busca de apoyo ante la ofensiva internacional, a lo que Brown respondió confirmando que se opondría a cualquier intento de boicot.

En las últimas semanas, y desde que el director estadounidense, Steven Spielberg, anunciara su retirada como consejero artístico de los Juegos Olímpicos de Beijing por problemas de "conciencia" ante la actitud desempeñada por China respecto al genocidio de Darfur, las críticas hacia el país asiático no han dejado de multiplicarse.

A las denuncias contra su política exterior se ha sumado los límites contra la libertad de expresión que impone en sus ciudadanos, encarcelamientos incluidos, así como su feroz aplicación de la pena de muerte o el hecho de que oculte a su población la masacre de la plaza de Tiananmen, en 1989.ananmen, en 1989.