JJ.OO/Piragüismo-Remo.- (Análisis) David Cal, el abanderado español y su opción de doblar medallas

Actualizado 04/08/2008 19:39:47 CET

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El pontevedrés David Cal es, sin lugar a dudas, una de las principales bazas españolas para los Juegos Olímpicos de Pekín, donde defenderá la medalla de oro y de plata conseguidas en Atenas, en C1 1000 y 500 metros, respectivamente, y donde será el encargado de representar a todo un país al haber sido seleccionado como el abanderado español en el día de la Ceremonia de Apertura.

Cal, que irrumpió hace cuatro años con dos medallas para la delegación española, es, hoy en día, un claro favorito a revalidar el oro que consiguió en el kilómetro y con opciones de hacerlo en la mitad de la distancia.

Y es que el gallego llega con la vitola de campeón del mundo en los 500 metros en los pasados Campeonatos de Duisburgo, donde también consiguió el bronce en los 1.000 metros, resultados que le permitieron pensar durante un año exclusivamente en Beijing.

En el kilómetro también firmó la plata en el Mundial de Estados Unidos de 2003, y en el de Croacia de 2005. Cal es todo un portento, una apuesta segura que tendrá que luchar contra los mejores palistas europeos, los mejores del mundo, tales como el alemán Dittmer, el mexicano Cristóbal, el húngaro Vajda o el ruso Opalev.

Pero, además, el gallego y el resto de la delegación española esperan no tener que luchar con otro problema como el del infectado parque olímpico de Shunyi, lugar de las pruebas, por plantas que pueden dificultar la competición.

De hecho, a falta de algo más de una semana para el inicio de los Juegos, la densidad del canal no deja diferenciar la línea de meta con la de salida. Pero al margen de lo que se encuentren allí los representantes del C-1, donde estará Cal, España acude a Beijing con la esperanza de cumplir un buen papel gracias al resto de miembros que forman la delegación de Piragüismo en la capital china.

UN EQUIPO MADURO EN AGUAS TRANQUILAS.

Es el caso de Carlos Pérez y Saúl Craviotto, que serán los encargados de "luchar por el podio" en el K-2 500 metros, después de que el Comité Técnico de la Real Federación Española de Piragüismo (RFEP) prefiriese al tándem formado por el gallego y el catalán que el que componen el asturiano Javier Hernanz y el palentino Diego Cosgaya, que se quedó fuera de la lista de Pekín, pese a clasificarse automáticamente en el pasado Campeonato de Europa al conseguir la medalla de plata en K-2 1.000 metros.

Sin embargo, España no sólo acude con tres hombres en el apartado de aguas tranquilas, pues lleva también a cuatro mujeres, entre las que se encuentran Beatriz Manchón, la palista española más laureada con 15 medallas en Campeonatos del Mundo y 20 en Campeonatos de Europa, competirá en el K-2 junto con Sonia Molanes, debutante en unos Juegos. Por su parte, María Teresa Portela lo hará en el K-1 y junto con la asturiana de origen checo, Jana Smidakova, lo harán todas en el K-4.

Precisamente en esta modalidad reside la principal baza de medalla en categoría femenina. El K-4 español quedó quinto en Atenas, --logró diploma olímpico-- pero ahora, con un grupo mucho más maduro, cuenta con muchas más opciones, sobre todo después del bronce en los Europeos de Milán, del pasado mes de mayo y el anterior oro en el Campeonato de Europa K-4 200 en Poznan, en 2004.

JÓVENES ESPERANZAS EN AGUAS BRAVAS.

Al contrario que en el resto de disciplinas, España acude a Beijing con un joven, pero contrastado equipo de palistas, que disputarán sus primeros Juegos Olímpicos. Esto justifica en gran medida que no regresen con una medalla olímpica o incluso con la sorpresa de un diploma, ya que será difícil dado el potencial del resto de participantes.

La delegación estará representada por una mujer de 25 años, Maialen Chourraut, que disputará su primera cita olímpica, ya que en 2004 España no se clasificó para esta disciplina, el K-1. En esa misma competición, pero en la prueba masculina, estará el madrileño Guillermo Díez-Canedo Fernández, que fue quinto en el Campeonato de Europa Sub-23 de Cracovia en 2005. En el de este año, también celebrado en la misma ciudad polaca, fue decimoséptimo.

El último que entrará en acción es el más joven de toda la familia del piragüismo nacional: Ander Elosegui. Nacido en 1987 y con el décimo puesto la final del Campeonato de Europa de Cracovia 2008 bajo el brazo, ha sido de lo más fiable para la RFEP en las últimas competiciones. No obstante, en aguas bravas el objetivo es más conseguir "ganar experiencia" que una medalla.

NURIA DOMÍNGUEZ, ÚNICA REMERA ESPAÑOLA.

Por otro lado, Nuria Domínguez Asensio será la única representante de remo que lleva España a los Juegos Olímpicos de Beijing, con la esperanza de emular lo logrado hace cuatro años.

Y es que en Atenas 2004 fue la primera española finalista en una cita olímpica, algo que intentará repetir en la capital china a la que ha llegado gracias a una 'wild card', porque no consiguió billete en el Preolímpico.

Esta será la tercera ocasión que Domínguez vaya a unos Juegos Olímpicos, después de haber competido en la modalidad de doble scull ligero en Atlanta 1996, formando pareja con Esperanza Márquez Escudero. Ahora, como en la capital ateniense, buscará la final en la modalidad de 'skiff' absoluto.

FICHAS.

-PIRAGÜISMO.

--SEDE: Instalación Shunyi del Parque Olímpico.

--FECHAS: Del 18 al 23 de agosto (aguas tranquilas) y del 11 al 14 (aguas bravas).

--PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA:

-Aguas tranquilas: David Cal (C-1 500 y 1.000), Saúl Craviotto y Carlos Pérez (K-2 500), Teresa Portela (K-1), Beatriz Manchón y Sonia Molanes (K-2 500) y equipo femenino de K-4 500.

-Aguas bravas: Ander Elosegui (C-1), Guillermo Díaz-Caneda (K-1) y Mailen Chourraut (K-1).

-REMO.

--SEDE: Instalación Shunyi del Parque Olímpico.

--FECHAS: Del 9 al 17 de agosto.

--PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA: Nuria Domínguez ('skiff').