Andújar: "Me he ganado jugar la final y ahora toca pensar en ganar"

Publicado 25/04/2015 19:32:20CET

BARCELONA, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Pablo Andújar, número 66 del ranking mundial, ha asegurado este sábado tras meterse en la final del Barcelona Open Banc Sabadell-63ª Trofeo Conde de Godó al ganar a David Ferrer (7-6 y 6-3), tercer cabeza de serie del torneo, en semifinales que se ha "ganado" a pulso jugar la final y que ahora le toca "pensar en ganar" a Kei Nishikori, su rival y vigente campeón y a quien ve "favoritísimo".

"Sigo diciendo que es favoritísimo porque el ranking está ahí y no engaña. Que venga en una trayectoria ascendente no me lo quita nadie, me he ganado estar en una final y nadie me lo ha regalado, pero Nishikori es favorito contra mí y porque se le da bien Barcelona. Pero ahora toca pensar en ganar el torneo", manifestó en rueda de prensa.

Andújar aseguró que no hubiera imaginado "para nada" jugar la final. "Ahora hay que disfrutarlo ya que estamos en la final. Tengo que jugar con el público mañana porque una de mis opciones pasan por ahí. Nishikori es favoritísimo, ve 'winners' por todos lados y va a ser muy difícil, si tengo que tener un 'plus' será el del público", señaló.

Pese a ese favoritismo que da al nipón, no eludió que está jugando bien. "Eso no quita que esté jugando bien, hoy quizá he jugado uno de los mejores partidos de mi vida. Tengo que creer en mi victoria, claro, pero es favorito", argumentó.

"Queda un partido, el más complicado, no tengo nada que perder pero estaré jugando la final del Godó. Habrá que no creérselo mucho y estar lo más tranquilo posible dentro de estar luchador y creyendo en la victoria", añadió al respecto.

Sobre Nishikori, cree que es "tipo David Ferrer". "Tiene muy buenas piernas y quizá tenga algo más de velocidad, y muy buen revés. Habrá que ser agresivo en el resto y variar el juego como lo he hecho hoy. Si juego de tu a tu mal vamos. Hay que variar, sacarle del ritmo que le gusta y ser agresivo", destacó.

"La transformación viene de una semana muy dura de trabajo, de no ir a Montecarlo para preparar el Godó. Lo bueno es que se ha dado esta primera semana que llevo trabajando con Albert. No venía jugando con confianza pero la manera de entrenar ya me daba más confianza y creía en poder hacer un buen Godó, que para mí era llegar a cuartos y bien jugado. Y te vas a casa tan contento. Jugar la final son palabras mayores", se sinceró sobre lo que esperaba para este torneo.

Para leer más