Nadal se clasifica para su tercera final consecutiva a costa de Djokovic

Actualizado 08/06/2007 22:32:12 CET

PARÍS, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal se clasificó para su tercera final consecutiva en Roland Garros, segundo 'Grand Slam' de la temporada, al superar en la jornada de hoy al serbio Novak Djokovic, con lo que buscará su tercer entorchado el próximo domingo ante el suizo Roger Federer.

El manacorí, número dos del mundo, superó por 7-5, 6-4 y 6-2 al balcánico, que ha firmado su mejor actuación en un 'grande', después de dos horas y 28 minutos de juego, que le permiten seguir invicto en el Abierto francés, donde debutó hace tres temporadas.

El mallorquín se clasificó con brillo para su tercera final en París. Después de emplearse a fondo en dos primeros sets muy disputados, Nadal sentenció rápido la tercera manga, que por momentos olió a 'rosco', para encadenar su vigésima victoria consecutiva en el Bosque de Bolonia, convirtiéndose en el español más laureado por delante de Sergi Bruguera.

El número dos del mundo, que no ha perdido ninguna de las cuatro semifinales que ha disputado en torneos de 'Grand Slam', estuvo muy acertado con su saque y supo defenderse con acierto de los ataques de su oponente.

Nadal jugó a un gran nivel aunque le costó ligeramente cerrar los sets, punto débil que también mostró en octavos ante Lleyton Hewitt y que deberá afinar de cara al duelo contra Federer. Así, tan sólo necesitó cinco juegos para lograr el primer 'break' del partido y ponerse con ventaja.

Con 5-2 y saque para ganar, el joven jugador español cometió una doble falta que permitió a Djokovic recortar diferencias con su primera rotura. A partir de ese momento, el de Belgrado cogió aire y salvó dos bolas de set con 5-4, igualando el partido en el siguiente juego al resto. Nadal despertó en ese instante para devolver el 'break' y cerrar la manga con su siguiente saque.

El juego iba a trompicones. Con el público alentando con descaro a un Djokovic que lograba replicar a Nadal, quien se esforzaba al máximo para ajustar las bolas a la línea y demostrarle quién es el 'rey' de la tierra batida.

NADAL SE EMBALA

Con mucho trabajo, el balear tomó la delantera en el séptimo juego y en esta ocasión, no erró con su saque para cerrar la manga con más soltura que la primera. Tras el 2-0, Djokovic no era el mismo mentalmente y lo pagó cediendo su primer saque en el último parcial.

Nadal, embalado ya hacia su tercera Copa de los Mosqueteros, le volvió a romper en el tercer juego y se puso con una ventaja que hizo recordar el 'rosco' que endosó el pasado miércoles al también español Carlos Moyà en cuartos de final.

No obstante, el balcánico tiró de orgullo y amarró dos de sus servicios para despedirse con la cabeza alta de la Central parisina, donde ha firmado una gran actuación. Nadal, por su parte, ya espera a Federer con la tranquilidad que le da no haber cedido ni un solo set en esta edición del torneo.