¿Buscas un lugar para aparcar? Las matemáticas podrían ayudarte a identificar la estrategia más eficiente

Actualizado 02/10/2019 14:56:01 CET
Aparcamiento
Aparcamiento - PIXABAY - Archivo

MADRID, 02 oct. (EDIZIONES)

Los físicos Paul Krapivsky, de la Universidad de Boston, y Sidney Redner, del Instituto Santa Fe, han sacado a la luz un experimento interesante. Analizaron tres estrategias de aparcamiento diferentes: mansa, prudente y optimista, para determinar cuál es más probable que tenga éxito en base a una serie de variables.

Según el experimento, recientemente publicado en el Journal of Statistical Mechanics, los físicos decidieron construir su análisis en torno a un aparcamiento idealizado con una sola fila basándose en las tres estrategias básicas de aparcamiento antes mencionadas.

Un conductor que emplea la estrategia mansa aparcará allí donde sea que se presente la oportunidad. El que opte por la estrategia prudente lo hará en el primer espacio disponible lo más cercano al destino. Y, por último, el que aplique la estrategia optimista tratará de encontrar un lugar justo enfrente del destino y luego retrocederá hasta encontrar hueco lo más cercano posible.

Krapivsky y Redner utilizaron diferentes técnicas para sopesar los beneficios de cada estrategia hasta llegar a la conclusión.

En base a su modelo, los científicos concluyeron rápidamente que la estrategia mansa es la menos efectiva de las tres, calificándola de "ineficientemente arriesgada" porque "muchos de los huecos buenos no están ocupados y la mayoría de los coches aparcan lejos del destino".

Para determinar si la estrategia optimista o prudente era preferible resultó más complicado, por lo que introdujeron la variable del costo, a la que definieron como "la distancia desde el lugar de aparcamiento hasta el objetivo más el tiempo perdido buscando un lugar de aparcamiento", y suponiendo que la velocidad del automóvil buscando sitio es la misma que la velocidad promedio de caminata.

Así, llegaron a la conclusión de que la estrategia prudente es menos costosa porque, "aunque no permite que el conductor aproveche la presencia de muchos lugres de aparcamiento principales cerca del objetivo, el retroceso que siempre debe ocurrir en la estratega optimista supera el beneficio".

A pesar de llegar a esta conclusión, hay quien podría decidir que caminar un poco más lejos es una compensación aceptable para evitar dar vueltas sin parar en un aparcamiento lleno de coches buscando un hueco más cercano.

Los autores reconocen algunas advertencias a sus hallazgos. Se trata de un modelo minimalista basado en la física en el que se parte de la base de un aparcamiento unidimensional (de una sola fila), y en el que se supone que los automóviles ingresan al aparcamiento por la derecha, y que tendrán tiempo para encontrar un hueco antes de que entre el próximo coche. Un escenario que no contempla la competencia entre coches por un espacio.

Contador