Este hilo de Twitter cuenta cómo un joven salvó una vida días después de hacerse donante de médula

Antonio R. Ajenjo
TWITTER @ARAJENJO
Actualizado 05/09/2018 14:30:40 CET

EDIZIONES, 5 sept.

"Hoy, 4 de setiembre, hace justo un año que estaba así, y aunque parezca imposible, hice lo más importante que he hecho en la vida", escribía en Twitter Antonio R. Ajenjo, un joven madrileño que, junto a una fotografía suya tumbado en una cama de hospital y conectado a una máquina que filtra y recoge las células madre de su sangre, compartía su relato sobre cómo se hizo donante de médula y logró salvar una vida.

En cuestión de horas, su historia ha tenido una gran acogida en redes sociales, donde muchos han sido los internautas que han reconocido su labor como donante y han agradecido sus sinceras palabras sobre un proceso a menudo desconocido para una mayoría.

Su historia comienza contando cómo, un mes antes del 4 de septiembre del 2017, tras mucho meditar, decidió inscribirse en el registro de donantes médula ósea.

Este es el primer paso que un donante de médula debe hacer, pero esto no lo convierte en donante. El proceso es largo, y encontrar una persona compatible que lo necesite puede llevar incluso años.

A Antonio lo llamaron a los 10 días.

A partir de este momento comenzó su viaje hacia lo que él mismo ha definido como "lo más importante que ha hecho en su vida" y que ha querido compartir para que más gente conozca cómo es el proceso para hacerse donante.

Así continúa su historia: 

Si quieres saber más sobre el proceso de hacerte donante de médula ósea, puedes visitar la web de la Fundación Josep Carreras.