Actualizado 06/06/2014 13:44 CET

Economía/Finanzas.- El FMI advierte del riesgo de una burbuja inmobiliaria y la baja productividad en Reino Unido

LONDRES, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha destacado el impulso registrado por la economía de Reino Unido, aunque ha advertido de los riesgos que presentan para las perspectivas futuras la baja productividad y la posibilidad de que se forme una burbuja inmobiliaria.

En su análisis de la economía de Reino Unido correspondiente al artículo IV, el FMI destaca que la economía británica ha repuntado "con fuerza" y el crecimiento se está volviendo más equilibrado. "El crecimiento se ha acelerado desde la segunda mitad de 2013 y los indicadores líderes sugieren que la recuperación mantiene su impulso", señala.

En este sentido, prevé que el buen comportamiento económico persista este año y el aumento del PIB siga siendo fuerte, antes de regresar gradualmente a su tendencia, impulsado por un mayor equilibrio hacia la inversión empresarial y una recuperación gradual de la productividad.

Sin embargo, la institución presidida por Christine Lagarde advierte de los riesgos que suponen para estas perspectivas la baja productividad y el mercado inmobiliario, donde puede crearse una nueva burbuja inmobiliaria.

En este sentido, el Fondo remarca que el aumento de los precios de la vivienda está siendo "particularmente elevado" en Londres, y se está comenzado a extender en otras partes del país.

Así, avisa de que, aunque hasta la fecha hay pocas señales habituales de una burbuja impulsada por el crédito, un constante incremento del tamaño de las nuevas hipotecas en comparación con los ingresos de los solicitantes "sugiere que los hogares son cada vez más vulnerables a los 'shocks' en los ingresos y los tipos de interés".

BAJA PRODUCTIVIDAD.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional advierte de que la duración de la recuperación depende el crecimiento de la productividad, que sigue estando bastante por debajo de sus niveles históricos.

En su opinión, acelerar el crecimiento de la productividad impulsaría la inversión y la producción, al mismo tiempo que permitiría un incremento de los salarios reales sin disparar la inflación. "Sin embargo, si la productividad continua siendo plana, el crecimiento podría finalmente estancarse", añade.

Por otro lado, señala que el entorno exterior también presenta riesgos, ya que la economía global podría verse afectado por la retirada de los estímulos en Estados Unidos, los cambios en el crecimiento en los mercados emergentes y la eurozona y el aumento de las tensiones geopolíticas.

En este contexto, considera que la política monetaria debería seguir siendo acomodaticia de momento, y cree que cuando llegue el momento de normalizarla el Banco de Inglaterra debería aumentar primero los tipos de interés en vez de reducir el balance acumulado con las compras de activos.