WiZink reordena su estructura y despedirá a 210 empleados, el 15,5% de su plantilla

WiZink banco
WIZINK - Archivo
Actualizado 17/10/2018 16:55:48 CET

MADRID, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

WiZink, el banco especializado en tarjetas de crédito controlado por el fondo Varde Partners, ha anunciado la intención de reorganizar su estructura, lo que implicará la salida de 210 trabajadores, que representan el 15,58% de la plantilla, según detallaron a Europa Press en fuentes de la entidad.

La nueva estructura del banco responde, según explica la entidad en un comunicado, a factores organizativos, para poner foco en el cliente y reducir duplicidades en distintas áreas; a la automatización y digitalización de ciertos procesos y a criterios regulatorios.

Con la reestructuración prevista, la entidad persigue "crear una organización más centrada en el cliente y responder a sus necesidades en un entorno de mercado cada vez más cambiante", según la entidad heredera del antiguo negocio de Bancopopular-e.

Se estima que esta reorganización tendrá un impacto en unos 210 empleados de WiZink de los 1.350 que conforman actualmente la plantilla. La compañía iniciará conversaciones formales con los representantes de los trabajadores en los próximos días "con el objetivo de alcanzar la mejor solución para ambas partes".

El fondo estadounidense Varde Partners, que posee el 51% del capital de WiZink, acordó a finales de marzo adquirir a Santander el 49% restante -heredado de Banco Popular- antes de 2019, y estudia actualmente distintas opciones estratégicas para el banco.

En el marco de esta operación, y con el fin de rehacer las alianzas que Banco Popular mantenía con terceras entidades, recuperar la gestión de negocios estratégicos y facilitar la integración, Santander recuperó la gestión de los cajeros automáticos y de las tarjetas de Banco Popular y adquirió el negocio de tarjetas en España y Portugal que Popular vendió a WiZink en 2014 y 2016.

Los sindicatos presentes en WiZink denunciaron en ese momento que esta operación le servía a la entidad para aligerar su plantilla.

A principios de octubre, y tras analizar los resultados de un informe de riesgos psicosociales, CC.OO. estimó que en WiZink "no sobra plantilla, sino todo lo contrario", y consideraba además que la entidad debía incrementar "sustancialmente" el número de trabajadores, fundamentalmente en las áreas con mayor carga de trabajo.

WiZink, que ganó 110 millones de euros en 2017, gestiona unos 3.000 millones en saldos de tarjetas de crédito en España y Portugal, y otro tanto en cuentas de ahorro y depósitos.

Contador