Economía/Macro.- CiU afirma que las medidas del Gobierno son "como una aspirina para un enfermo que precisa cirujía"

Actualizado 14/08/2008 20:00:09 CET

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

CiU lamentó hoy que las medidas económicas presentadas por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no constituyan el "plan anticrisis" que necesita la economía española, sino que son "como una aspirina para un enfermo muy grave que requiere una intervención quirúrgica de urgencia".

En un comunicado, el portavoz de Economía y Hacienda de CiU en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, consideró que estas medidas "aunque positivas, son insuficientes y se quedan cortas", además de que algunas "vienen a ser una mera copia de las ya planteadas por Zapatero en distintas intervenciones".

En su opinión, muchas de las propuestas del Gobierno no son efectivas para afrontar la situación económica actual en la medida en que "se aplicarán a muy largo plazo", ya que el conjunto de proyectos de Ley anunciados están aún pendientes de desarrollo, por lo que no se adaptarán "hasta dentro de un tiempo", cuando las "circunstancias económicas actuales requieren la adopción inmediata de medidas potentes y efectivas para afrontar la crisis".

Por este motivo, reclamó al Ejecutivo un plan 'anticrisis' urgente y defendió la importancia de "basar el modelo de crecimiento económico en el círculo virtuoso liquidez-productividad".

El portavoz de CiU censuró que las propuestas económicas del presidente "continúan ignorando la necesidad de inyectar la suficiente liquidez al aparato productivo y a las familias españolas que necesitan de financiación".

También reclamó medidas dirigidas a contrarrestar el efecto nocivo de la inflación en las rentas más bajas, con la adopción de una rebaja del peso fiscal y, en esta línea, propuso una segunda rebaja del Impuesto de Sociedades y del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), además de reformar "con urgencia" los servicios públicos de empleo y las políticas activas de empleo.

Además de estas medidas, Sánchez Llibre apostó por impulsar reformas estructurales con la adopción de iniciativas a largo plazo que permitan pasar de un modelo de crecimiento de la demanda interna a un modelo de crecimiento de la demanda externa, así como de un modelo basado en el crecimiento de la mano de obra empleada por la construcción a un modelo basado en el crecimiento de la inversión, la innovación, la formación y el valor añadido.

Por otro lado, aplaudió la decisión del Gobierno de reformar la Ley de Arrendamientos Urbanos y la Ley de Enjuiciamiento Civil para agilizar los procesos de desahucio, y por el hecho de que promueva un nuevo marco normativo que impulse la renovación y rehabilitación de edificios y viviendas, "medidas defendidas en diversas ocasiones por CiU en distintas iniciativas parlamentarias que no habían prosperado al no contar con el apoyo de socialistas".