Economía.- Rajoy pide a Zapatero que defienda libre mercado, austeridad y presencia permanente en foros internacionales

Actualizado 11/11/2008 21:50:23 CET

Le entrega un documento con diez propuestas y dice que España puede aportar un ejemplo de "buenas prácticas" en supervisión financiera

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP, Mariano Rajoy, reclamó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que defienda en la Cumbre financiera internacional de Washington la economía de mercado, políticas de austeridad para los países con déficit exterior como España y la presencia permanente de nuestro país en foros internacionales. Según subrayó, estos dos últimos asuntos le "preocupan mucho".

Rajoy, que compareció en rueda de prensa en el Congreso tras la reunión de alrededor cincuenta minutos que mantuvo con el jefe del Ejecutivo en el Congreso de los Diputados, acudió a esta cita con un documento con diez medidas para demostrar, dijo, que el PP se toma "en serio" este asunto.

Según reza en dicho documento, el PP comparte plenamente los objetivos de esa Cumbre en Washington, centrada en acordar medidas concretas para combatir la crisis, fijar los principios que deben regir el sistema financiero internacional e iniciar un proceso de reforma de los marcos regulatorios de supervisión e institucionales del sistema financiero internacional para evitar que se repita una crisis similar.

En primer lugar, el Partido Popular considera que la crisis financiera internacional es un problema global que requiere "tanto soluciones globales como nacionales". Así, Rajoy admitió que las soluciones deben ser coordinadas de manera internacional porque se trata de la primera gran crisis de la economía financiera mundial.

En su segunda propuesta apuesta por que España se alinee "inequívocamente" con los países que "apuestan por la libertad económica y la lucha contra el proteccionismo como forma de promover el crecimiento y el desarrollo". El líder del PP recalcó que España es miembro de la Unión Europea y, por lo tanto, su posición debe ser "solidaria" o la misma que el resto de la UE.

CORREGIR DEFICIT EXTERNOS, REQUISITO IMPRESCINDIBLE.

Otra de sus reivindicaciones pasa por la corrección de los déficit externos, un requisito que consideran "imprescindible" para salir de la crisis. Además, estima que los países con déficit exterior han de hacer un especial esfuerzo de austeridad.

"Los países que necesitan financiación del resto del mundo, como especialmente lo es España, han de corregir su déficit exterior mediante un especial esfuerzo de austeridad de sus cuentas públicas. Esta sería una de las principales aportaciones de España a la solución de la crisis", señala el documento del PP.

Además, el PP ve necesario diseñar una nueva política monetaria que evite los excesos del pasado. Esa política, aclaró Rajoy, debe estar vigilante ante los excesos de liquidez, las burbujas o la volatilidad de los mercados.

EJEMPLO: SUPERVISION FINANCIERA APROBADA CON AZNAR.

En sexto lugar, los 'populares' aseguran que se ha de crear un nuevo marco de regulación y supervisión financiera en el que España "puede aportar ejemplos de buenas prácticas". El presidente del PP recordó la regulación que aprobó el Gobierno de José María Aznar en 1999, que, a su juicio, ha demostrado "su eficacia" y ha sido "elogiada".

En este apartado, consideran que es necesario contar con un sistema de alerta temprana que permita actuar a tiempo ante la crisis financieras y ven "imprescindible" mejorar los estándares internacionales financieros y contables. Igualmente, dicen que se debe reforzar el mecanismo de supervisión multilateral para reducir los riesgos que suponen los desequilibrios globales.

En séptimo lugar, el PP apuesta por un apoyo especial a los países emergentes y las economías en desarrollo. El octavo punto del documento del PP incide en que hay que reformar las instituciones económicas internacionales siendo irrenunciable que España esté representada adecuadamente en las mismas.

FMI, SUPERVISOR Y BANCO DE PAGOS DE BASILEA, COORDINADOR

"España ha de exigir un cambio en las actuales instituciones y foros que reconozcan su actual posición en la economía mundial", destaca el PP en su escrito. Así, añade que las discusiones deberán desarrollarse en un nuevo foro, que sería un G-20 ampliado en que España sea miembro de pleno derecho.

Además, en este punto, los populares plantean que un Fondo Monetario Internacional "reformado" supervise las políticas monetarias y cambiarias, previo compromiso de todas las grandes áreas económicas de coordinar estas políticas.

A esto añaden, la necesidad de que en Europa, la coordinación de la regulación financiera se realice en el Ecofin y, para la zona euro, en el Eurogrupo. Descartan que lo haga el Foro de Estabilidad Financiera "dada su escasa representatividad". En cuanto a la coordinación entre reguladores financieros, consideran que debe hacerse entre los reguladores nacionales y con el Banco Internacional de Pagos de Basilea.

En noveno lugar, el PP quiere que la presencia de España en el proceso de reforma del orden económico mundial sea "permanente", y no limitarse únicamente a la cumbre de Washington. A su entender, la opción más deseable para desarrollar este proceso es un nuevo foro en el que España participe con el peso que le corresponde.

SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE LA ECONOMIA REAL.

La décima propuesta que Rajoy hizo llegar a Zapatero consiste en que oriente la política española hacia la solución de los problemas de la economía real, dado que de los 21 países que asisten, "las perspectivas económicas españolas son de las peores", justo "lo contrario de lo que sucedió en las dos últimas crisis mundiales" de 1998 y 2002.

Tras asegurar que se trata de propuestas "sensatas y razonables", Rajoy insistió en que su partido se ha tomado "en serio" la entrevista con el presidente del Gobierno porque en este tema "tan complejo y difícil", continuó, el PP tiene conocimiento, experiencia y "puede aportar".

En su breve comparecencia ante los medios, Rajoy defendió la exigencia de su partido de mantener la presencia de España en todo el proceso que se abre el próximo día 14. "Hay que fijar unas reglas claras de cara al futuro", proclamó.

QUE NO PAGUE LA CLASE MEDIA.

El presidente del PP apeló a la responsabilidad de todos los sectores implicados (entidades financieras, organismos de supervisión y gobiernos) y recordó que el objetivo último de esta reunión es contribuir a que el sistema financiero cumpla su función básica que, según dijo, pasa por ser vehículo para llevar el ahorro a empresas y familias.

Considera que, en medio de la crisis financiera y económica, es un momento de "hacer pedagogía" en favor de la clase media y los empresarios emprendedores frente al afán de enriquecimiento rápido.

"Hay mucha gente que ha querido ganar mucho dinero en demasiado poco tiempo, que ha querido vivir excesivamente por encima de sus posibilidades --enfatizó--. Hay que apoyar a esa pequeña y mediana empresa que hace una persona que trabaja y se esfuerza en el día, eso son las clases medias y esa gente no tiene que pagar la aventuras de algunos que, en muy poquito tiempo, han querido forrarse haciendo cosas que no son aceptables".