De Guindos afirma que España está "en condiciones" de entrar "en un ciclo de crecimiento" con "mucho empleo"

Actualizado 28/04/2015 15:37:09 CET
265050.1.644.368.20150428112047
Vídeo de la noticia

Afirma que el consumo crecerá este año en torno al 3%

SAN SEBASTIÁN, 28 (EUROPA PRESS)

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha señalado que España está en condiciones de entrar en un ciclo de crecimiento, con aumentos anuales de la economía del 2,5 y 3 por ciento y creación de "mucho empleo". A su juicio, la economía española es "competitiva" y lo va a seguir siendo al menos en los próximos tres años.

Además, el responsable de Economía del Gobierno ha confiado en que Grecia continuará dentro del euro y en que durante las próximas semanas se cerrará un segundo programa de rescate para el país.

De Guindos ha intervenido este martes en el Foro empresarial de Gipuzkoa, organizado por Laboral Kutxa, El Diario Vasco y Pwc en la Cámara de Comercio de San Sebastián, junto al presidente de Laboral Kutxa, Txomin García, el presidente de El Diario Vasco, Santiago de Ybarra, y Javier Urizarbarrena de PWC.

El titular de Economía ha señalado que las perspectivas económicas son "muy diferentes" a las de hace tres años, y pese a que aún "hay mucha dificultad" y España "no ha salido de la crisis", puesto que no ha recuperado los niveles de renta ni de empleo de 2008, "la percepción de futuro y las posibilidades de futuro son muy diferentes".

De Guindos ha indicado que el crecimiento de la economía mundial "sigue siendo mediocre, por debajo del 4%", pero se están produciendo una serie de factores importantes que, a su juicio, van a determinar la evolución de la economía en el mundo en los próximos meses, como la evolución del precio del petróleo y una situación de tipos de interés negativos en el sistema financiero, "algo absolutamente novedoso", además de la devaluación del dólar.

A su juicio, en este contexto Europa dará "una sorpresa positiva" durante el presente ejercicio, y va a ser "una de las zonas económicas que, sin duda, cerrará el diferencial de crecimiento con EEUU".

Además, ha señalado que este año la economía española crecerá un 3% y se generarán 600.000 puestos de trabajo y, además, arrojará un superávit del 1% en la balanza de pagos, lo que demuestra que España ha dado "un giro de una dimensión impensable" hace tres años, cuando se encontraba "al borde del colapso".

El ministro ha desmentido "falacias" sobre la economía española y ha insistido en que se está creando empleo "con contrato indefinido y a tiempo completo", y ha entrado en 2015 en un crecimiento anualizado por encima del 3%.

A ello, ha apuntado, contribuyen "el esfuerzo" de los españoles, el "saneamiento" del sistema financiero español y la reforma laboral que "favorece la flexibilidad", entre otros factores. Ha destacado, como indicadores de esta evolución, la recuperación del consumo, que va a crecer en torno al 3%, también la de los bienes de equipo, el hecho de que la construcción ha dejado de tener una aportación negativa o la aparición de flujo de crédito nuevo.

También, ha señalado que aún habrá que acometer reformas, porque Europa "siempre va a pedir más", pero "de una naturaleza totalmente diferente" a las "sustanciales", que ya se han realizado. De este modo, respecto al sistema de pensiones, ha señalado que ahora es "mucho más sostenible de lo que era hace cinco años" y ha marcado como "prioridad" lograr en el próximo trienio tres millones de afiliados más a la Seguridad Social.

De Guindos se ha mostrado convencido de que la española va a ser una de las "grandes economías de la eurozona que más va a crecer", en concreto, "el doble que la media de la zona euro y, por su puesto, va a crear mucho más empleo que la media de la zona euro.

Según ha apuntado, si se cumplen las "prudentes" predicciones del Gobierno central "hasta 2016 no se habrán recuperado los niveles de renta que había en 2008 y, en términos de empleo, todavía queda muchísimo por hacer", pese a que ha incidido en que los datos de este año van a ser "muy positivos".

En cuanto a los "riesgos" que se presentan para la economía española, ha señalado que "pueden venir de fuera", como que la política económica "se modifique". En relación a estas posibles contingencias, se ha mostrado seguro de que Grecia "seguirá en el euro y cumplirá".

CORRUPCIÓN

Preguntado por la corrupción, De Guindos ha aseverado que España "no es un país estructuralmente corrupto", aunque ha habido casos de corrupción "deleznables" que provocan "desánimo" en la población afectada por una crisis económica de una "intensidad enorme".

Además, ha defendido la "calidad de las instituciones" que han puesto "en conocimiento de la Fiscalía" comportamientos que puedan ser irregulares, así como que "todos los contribuyentes son estrictamente iguales ante la Ley".

Sobre el exvicepresidente y ex ministro de Economía Rodrigo Rato se ha limitado a señalar que trabajó con él ocho años, algo que constituye "un aspecto secundario".

Por otro lado, preguntado sobre la conversión de las cajas vascas en fundaciones bancarias, ha recordado que a la Unión Monetaria y al Banco Central Europeo "no le gustaba nada que el accionista fuera una fundación, y estableció una serie de incentivos". Ha indicado que están hablando con el Banco Central y con Kutxabank al respecto y confía en que se llegará "a un acuerdo que será satisfactorio para todas las partes".

GRECIA

En cuanto a "otras incertidumbres" a las que se enfrenta la economía, ha citado a Grecia, cuya situación de liquidez "no es buena" y cuyos bancos están registrando "salidas de depósitos", lo que hace que "el tiempo sea un valor muy importante".

En este sentido, ha esperado que "la situación mejore" y en las próximas semanas se logre "cerrar el segundo programa de rescate a Grecia", algo que ha considerado tendría que haberse hecho "antes de abril".

De Guindos ha subrayado que "nadie quiere que Grecia salga del euro", y por ello ha confiado en que "esa voluntad política de mantener intacta la integridad del euro con Grecia dentro lleve a conseguir un compromiso que, sin embargo, tiene que respetar las reglas" de la Zona Euro.

El ministro ha señalado que se está viendo que el Gobierno griego "quiere cumplir" y los países de la eurozona están dispuestos a "aplicar flexibilidad" como "siempre". A su juicio, el "problema" del Ejecutivo griego es que tiene que compatibilizar "el cumplimiento de las reglas comunitarias con el discurso doméstico, en el que se han prometido cosas que no eran cumplibles".

Preguntado por si la situación del país puede ser consecuencia de la gestión del ministro griego de Economía Yanis Varoufakis, se ha limitado a señalar que "esto va más allá de las personas" y "lo que se tiene que modificar es la actitud, y abrir más la colaboración".

Para leer más