Economía/Empresas.- Iberdrola cifra en un máximo de 25 millones anuales el impacto de la obligación de pagar el IBI

Actualizado 17/01/2008 20:07:30 CET

La compañía se muestra "muy satisfecha" con el borrador de directiva comunitaria sobre renovables

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Iberdrola considera que la sentencia del Tribunal Supremo que obligará a las instalaciones de renovables a pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IB) tendrá un impacto "irrelevante" sobre sus cuentas que, "en el peor de los escenarios", alcanzará los 25 millones de euros anuales, afirmó hoy director financiero de la compañía, Estanislao Rey Baltar, en una conferencia con analistas.

El directivo aseguró además que el tipo de este impuesto, que oscila entre el 0,6% y el 1,3%, deberá establecerse de forma separada por cada municipio, por lo que su repercusión no se producirá hasta el ejercicio 2009. En la actualidad, Iberdrola paga un tipo del 0,4% por sus instalaciones renovables en concepto de bienes urbanos.

Rey Baltar calculó que el coste del cambio legislativo al que obliga la sentencia del Supremo será de unos 6.000 euros por megavatio, y subrayó que la sentencia no tiene "nada de nuevo", ya que se dictó en mayo del año pasado.

Junto a esto, negó que la imposición de este tributo pueda interpretarse como un deterioro del actual modelo de primas. "Estas tasas locales no tienen nada que ver con la retribución del Gobierno a las renovables", aseguró.

Este impuesto se aplica sobre el valor de las propiedadades y no de las inversiones. Las primeras tienen habitualmente un valor de menos del 50% de las inversiones.

DIRECTIVA SOBRE RENOVABLES.

Por otro lado, la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán se muestra "muy satisfecha" con el borrador de la nueva directiva de la Comisión Europea sobre energías renovables, en el que se establece un mecanismo de mercado de certificados que será "compatible" con los sistemas de primas nacionales.

España y Alemania se mostraron reticentes con este borrador, que será presentado el 23 de enero por la Comisión para el inicio del proceso de codecisión con el Parlamento Europeo. Estos países temen que el nuevo sistema ponga en peligro el modelo de retribución nacional.

No obstante, Iberdrola entiende que "no hay motivos para preocuparse", ya que el mecanismo propuesto por el Ejecutivo comunitario tiene como objetivo incentivar las renovables en los países con más dificultades para cumplir los objetivos previstos para 2020, y no lo contrario, indicó el directivo.

"La Comisión se inclina por preservar las actuales tarifas, de modo que en la versión final el sistema combina dos elementos. Por un lado se mantienen las tarifas nacionales y, por otro, el sistema europeo de garantías se presenta como algo complementario", señaló.

Bruselas establecerá el objetivo para 2020 de que el 20% de la energía primaria sea renovable, lo que hará que el peso de esta fuente sobre el 'mix' de generación se sitúe entre el 38% y el 40%.

En el reparto que se hará por países, los objetivos para España se situarán cerca de la media, esto es, en porcentajes muy parecidos a los anteriores, lo que obligará al desarrollo de infraestructuras "por encima de las proyecciones actuales", señaló el directivo.

Europa Press Comunicados Empresas