Actualizado 12/03/2008 19:55 CET

Economía/Empresas.- El número de empresas de EEUU que cambió de consejero delegado en febrero baja un 10,2%, hasta 114

Crece el 'efecto boomerang', por el que las empresas recurren a antiguos ejecutivos experimentados para afrontar la crisis

CHICAGO, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los cambios en la dirección ejecutiva de las empresas estadounidenses registró en febrero un total de 114 sustituciones, lo que implica un descenso del 10,2% respecto al mismo mes de 2007 y del 14,9% respecto a enero, cuando registró 134 cambios, su máximo en ocho meses, según un estudio elaborado por la consultora Challenger, Gray & Christmas.

De acuerdo con los datos del informe, el sector de cuidados de la salud registró el mayor número de sustituciones con un total de 23 cambios en la dirección ejecutiva, mientras que 14 instituciones financieras decidieron cambiar de consejero delegado y el sector informático reemplazó a 13.

Asimismo, la consultora indicó que 46 de los cambios se debieron a dimisiones, mientras que 24 consejeros delegados abandonaron su cargos por jubilación y una veintena fue desplazado de la presidencia ejecutiva a otras posiciones dentro de la misma compañía, generalmente a algún puesto en el consejo.

"Pese a la disminución de las sustituciones en el último mes, seguimos observando un buen número de dimisiones bajo presión de presidentes ejecutivos, lo que evidencia que el debilitamiento de la economía continúa afectando a la cúpula ejecutiva", dijo John A. Challenger, consejero delegado de Challenger Gray & Christmas.

Por otro lado, el estudio destaca el creciente 'efecto boomerang', por el que algunas compañías recurren a antiguos y experimentados consejeros delegados ante las pobres perspectivas económicas.

En este sentido, el informe cita los casos del fundador de Starbucks, Howard Schultz, quien volvió a tomar las riendas de la compañía en enero para competir con McDonald's, así como el regreso del antiguo presidente ejecutivo de la aseguradora de bonos MBIA, Jay Brown, ante la crisis del sector.

LA DIMISIÓN DE SPITZER MUESTRA LA IMPORTANCIA DE LA VIDA PRIVADA.

Por otro lado, la consultora apunta que la dimisión del gobernador de Nueva York, Eliot Spitzer, tras verse envuelto en un escándalo de prostitución de lujo, muestra la creciente importancia de la vida privada y la reputación de los directivos de empresas e instituciones, cuando anteriormente los consejos de administración no se preocupaban de estos asuntos.

"Estamos en la era de la tolerancia cero (...) a diferencia de hace unos años cuando la vida privada se mantenía en ese ámbito, estos líderes ven ahora expuesta su vida personal ante cualquiera con conexión a Internet, radio o televisión", dijo Challenger.

Durante el año pasado, al menos 14 consejeros delegados de compañía estadounidenses fueron despedidos por motivos vinculados a comportamientos ilegales o poco éticos en su vida privada, indica la consultora.

"Otro de los cambios que se han experimentado en este tipo de asuntos es que anteriormente cuando un consejero delegado se veía forzado a dimitir por indiscreciones personales se buscaba una manera 'elegante' de hacerlo, mientras que hoy en día los consejos de las compañías están más dispuestos que nunca a detallar el crimen y el castigo", añadió.

En el caso de Spitzer, el consejero delegado de la consultora indicó que "realmente no le quedaba otra opción", y apuntó que tras sus esfuerzos para perseguir el crimen y la corrupción, los hechos en los que se había visto implicado el gobernador de Nueva York eran particularmente graves.

"Aunque no se le podía despedir como a cualquier otro responsable empresarial, el descubrimiento de esta falta le imposibilitaba para continuar ejerciendo un liderazgo efectivo", agregó Challenger.

Europa Press Comunicados Empresas