Renfe comprará trenes por 3.000 millones tras asegurarse el monopolio en Cercanías y Regionales

Salida del Talgo a Madrid
RENFE
Actualizado 14/12/2018 15:27:29 CET

Recibirá 9.700 millones de euros del Estado en diez años

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Renfe ha logrado 'luz verde' para comprar nuevos trenes por 3.000 millones de euros, toda vez que el Gobierno le ha garantizado el monopolio en la prestación del servicio de Cercanías y Regionales durante al menos diez años más y la subvención pública para costearlo, que asciende a 9.700 millones para todo el periodo.

Así se establece en el contrato-programa de Renfe aprobado este viernes en Consejo de Ministros, el documento que regula el mandato que el Estado da a la operadora pública para que se encargue de explotar este tipo de trenes, considerados de servicio público y los que más viajeros transportan.

El Gobierno opta así por que Renfe siga prestando en exclusividad estos servicios, a pesar de que en 2020 el transporte de viajeros en tren se abre a la competencia en toda la UE. La compañía ferroviaria española sólo tendrá entonces que competir con otros operadores en AVE y Larga Distancia.

"Ello garantiza un horizonte muy importante a Renfe", según indicó el titular de Fomento, José Luis Ábalos, en referencia al plazo de quien años, prorrogable a quince, del contrato-programa.

Así, en primer término, la compañía podrá comenzar en enero a lanzar en cascada las compras de trenes que tiene planeadas. El grueso serán para Cercanías, en el marco de los planes de mejora de estas redes de transporte metropolitanas actualmente en marcha, aunque no se descarta adquirir también nuevos AVEs.

Fomento calcula que en marzo o abril del próximo año estén ya licitados todos los procesos de compra, de los que están pendientes desde los principales fabricantes ferroviarios radicados en el país, Talgo, CAF, Bombardier, Siemens y Alstom.

Renfe aborda esta inversión en material rodante toda vez que el contrato-programa le garantiza la prestación en monopolio los servicios públicos de Cercanías y Media Distancia a cambio de la correspondiente subvención pública, a razón de unos 970 millones de euros.

El pago de esta subvención se atribuye al hecho de que se trata de trenes que no son rentables económicamente, pero que se mantienen por su rentabilidad social, esto es, porque aseguran determinadas conexiones, la movilidad de los ciudadanos y la vertebración territorial.

PERIODO DE TRANSICIÓN.

El Gobierno puede seguir manteniendo los servicios ferroviarios públicos en régimen de monopolio a pesar de la entrada de competencia porque la normativa europea sobre liberalización establece para ellos un periodo de transición. En este periodo pueden continuar en manos de los operadores "incumbentes o dominantes" de cada Estado, es decir, de los que los gestionan actualmente.

En concreto, esta norma comunitaria permite a los Estados seguir confiando estos servicios al operador público directamente y sin competencia hasta el año 2024.

A partir de ese año, los países ya no pueden adjudicar directamente estos tráficos, pero sí podrá seguir con su explotación la empresa que ya los tuviera encomendados en esa fecha. Este será el caso de Renfe que, de esta forma, podrá extender aún más tiempo su monopolio.

Los trenes de Cercanías y los de Media Distancia (regionales) son los que más viajeros transportan. En concreto, los primeros contabilizaron 423,65 millones de viajeros el pasado año, un 3,6% más, y los regionales otros 23,3 millones (+1,5%), frente a los 21,10 millones de pasajeros que viajaron en el AVE y los 11,7 millones de Larga Distancia.

Europa Press Comunicados Empresas