Publicado 06/02/2021 12:15CET

La flota pide "flexibilidad" a la UE en el nuevo reglamento y ve "muchas dudas" en el uso de cámaras

Un pescador jubilado y patrón del Costa de África muestra un congrio de más de 14 kilos antes de vender el género en la Lonja de Burela, Lugo, Galicia (España), a 18 de diciembre de 2020. El pasado 30 de noviembre comenzó la campaña extractiva de la cento
Un pescador jubilado y patrón del Costa de África muestra un congrio de más de 14 kilos antes de vender el género en la Lonja de Burela, Lugo, Galicia (España), a 18 de diciembre de 2020. El pasado 30 de noviembre comenzó la campaña extractiva de la cento - Carlos Castro - Europa Press - Archivo

   El presidente de las cofradías españolas y patrón mayor de Burela cree que las nuevas medidas de control supondrán "un antes y un después"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de las cofradías españolas y patrón mayor de Burela, Basilio Otero, pide "flexibilidad" a la UE en el futuro reglamento de control pesquero, que recoge novedades como la instalación de videocámaras en embarcaciones y la localización de la flota vía GPS.

   En una entrevista con Europa Press, Otero explica que "hay muchas dudas" e "incertidumbre" sobre el uso de videocámaras a bordo, uno de los puntos más controvertidos del futuro reglamento de control de pesca.

   Con todo, el también presidente de la Federación Provincial de las Cofradías de Lugo asegura que el reglamento supondrá "un antes y un después" en el control de la flota, pero pide a Bruselas que sea "dialogante" con los puntos de vista de los trabajadores del mar para facilitar su labor.

   El texto original del Ejecutivo comunitario propuso esta medida con carácter obligatorio para garantizar el "control eficaz" de la obligación de desembarque, en vigor desde 2019.

   Por contra, la comisión de Pesca del Parlamento es partidaria de que la instalación de cámaras a bordo de buques pesqueros para supervisar el cumplimiento de la obligación de desembarque sea voluntaria y no tenga un carácter obligatorio.

VIDEOCÁMARAS PARA SANCIONADOS

    Los eurodiputados de la comisión de Pesca sí que prevén una excepción para que la instalación de cámaras a bordo sea obligatoria, si así lo deciden las autoridades nacionales, en casos en los que se hayan cometido "dos o más infracciones graves", pero incluso en estas circunstancias se tratará de una sanción "accesoria" y "temporal".

   Preguntado por esta cuestión, el presidente de la Federación Nacional de Cofradías de España opina que "está bien" que controlen a embarcaciones sancionadas por pescar en veda, por ejemplo, pero avisa de que "es muy difícil que no haya embarcaciones que no tengan algún tipo de sanción".

   Y es que expone que "las sanciones están mal tipificadas", puesto que apuntar "por error" un "cero o un uno de más" ya "se considera infracción grave". Por ello, muestra sus reticencias acerca de cómo afectará esa premisa.

   Tras recordar que la ley de protección de datos es "bastante estricta" en España, remarca que "depende para qué y cómo" se va a aplicar esta normativa de uso de videocámaras, pues "no es lo mismo que transmitas seguido a un centro de seguimiento a que tengas las imágenes y te pidan las grabaciones".

   Apunta que "todo lo que sea control está bien para llegar a un punto más sostenible del mar", aunque resalta que el sector "cada vez es más responsable". "Estamos más concienciados de que los primeros que queremos ser sostenibles somos nosotros, porque vivimos del mar", agrega.

GEOLOCALIZACIÓN

   Otro de los principales cambios a introducir será el de la geolocalización, que puede crear "problemas" a las embarcaciones más pequeñas al haber "un error de concepto".

   El nuevo reglamento es que obliga a todas las embarcaciones a instalar dispositivos de geolocalización, pero los operadores podrán utilizar ayudas del Fondo Europeo Marítimo de Pesca (FEMP) para equipar esta tecnología.

   También será obligatoria la utilización de diarios de a bordo electrónicos, pero los barcos de menos de 12 metros podrán enviar los datos al final de cada día de actividad, y no después de cada operación pesquera, ha informado la Eurocámara en un comunicado.

    Y es que Basilio Otero recuerda que en la flota de bajura el "patrón es patrón y marinero", por lo que el hecho de obligar a enviar datos "además de atender a lo que tienes en la proa" puede "poner en riesgo a la propia embarcación", por lo que "depende de la implantación".

   Eso sí, considera que "es útil para saber lo que se pesca y cómo se gestionan las pesquerías", pues cuanto "más rápido" se tenga información, "más ágil" será esa gestión. Por ello, llama a observarlo "dentro de un concepto adaptado a cada flota".

   Otero apunta que se prevé que estas nuevas medidas "más agresivas" del reglamento no se implantarán hasta 2023. Ahora, espera a ver "si hay voluntarios que hagan alguna prueba para poder decir que esto es inviable".

TRAMITACIÓN EN LA EUROCÁMARA

   El informe de la eurodiputada del PSOE, Clara Aguilera, sobre las normas de control pesquero de la UE para los próximos quince años fue aprobado el pasado viernes con 23 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Ahora debe ser confirmado en sesión plenaria, para abrir paso después a las negociaciones con los Estados miembros.

   Aguilera ha celebrado la aprobación del informe y ha defendido que el objetivo principal del reglamento es "alcanzar un régimen de control simple, transparente, eficaz y armonizado" de control pesquero en la UE.

   Así, el documento que ha salido de la comisión parlamentaria apuesta por que "un porcentaje mínimo de buques pesqueros que capturen especies sujetas a la obligación de desembarque podrá estar equipado, de forma voluntaria, con sistemas de televisión de circuito cerrado (CCTV) de grabación continua que incorporen dispositivos de almacenamiento de datos".

   Después, añade que los buques que deseen equiparse con esta tecnología "a título voluntario" lo harán "a condición de que la autoridad competente conceda un incentivo, como un aumento de las cuotas de captura o la libre elección del método para realizar una actividad pesquera".

   El informe recoge una excepción según la cual la instalación de cámaras a bordo sea obligatoria en casos en los que se hayan cometido "dos o más infracciones graves", pero incluso en estas circunstancias se tratará de una sanción "accesoria" y "temporal".

   Las nuevas normas también amplían las competencias de la Agencia Europea de Control de la Pesca, que tiene su sede en Vigo, y crean un registro europeo para que los Estados miembros publiquen información sobre controles, sanciones y aparejos perdidos.

   De la misma forma, los eurodiputados han modificado las normas de trazabilidad de productos en la cadena alimentaria, un "elemento clave" de la reforma en opinión de la eurodiputada del PSOE, porque garantiza la obligación de "informar sobre cuándo, dónde y qué especie se vende", sin importar si son productos "frescos, procesados o congelados".

   Por último, la pesca recreativa pasará a formar parte del sistema de control pesquero de la UE a través de un sistema de registro o licencias, la declaración de capturas con una aplicación gratuita, sanciones y geolocalización para buques fletados y pesca de turismo.

Para leer más