Publicado 06/08/2020 18:18:57 +02:00CET

Mensajeros por la Paz y la Fundación Mahou repartirán botellas de agua desde mañana a las personas sin hogar en Madrid

Mensajeros por la Paz y la Fundación Mahou repartirán botellas de agua desde mañ
Mensajeros por la Paz y la Fundación Mahou repartirán botellas de agua desde mañ - Jesús Hellín - Europa Press

Lo hacen para dar respuesta al cierre de las fuentes en la capital

MADRID, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

Mensajeros por la Paz y la Fundación Mahou San Miguel repartirán miles de botellas de agua desde este viernes a las personas sin hogar para soportar las altas temperaturas que se registran en la capital, ha informado la ONG en un comunicado.

Lo harán desde la Ermita Humilladero Virgen de la Soledad, en el centro de Madrid, próxima a la Iglesia de San Antón. La iniciativa parte del Padre Ángel, al frente de Mensajeros por la Paz, quien descubrió la necesidad al verse cortadas las fuentes de agua potable de la capital en mitad de un verano especialmente caluroso.

"Que no falte agua. En Madrid existen fuentes con agua potable pero con esta de la epidemia han tenido que cerrarlas. Una de las grandes necesidades que hay ahora, sobre todo entre las personas que no tienen hogar, es conseguir un trago de agua y de ahí nace esta iniciativa", ha explicado el Padre Ángel.

"Debía de haber algún punto de suministro para aquellos que no tienen casa o que no pueden beber en las fuentes. Gracias a la donación de la Fundación Mahou hemos conseguido cientos, miles de botellas para poder dar agua y dar de beber al quien lo necesita", ha añadido.

Lo más leído

  1. 1

    Italia celebra este domingo un referéndum sobre la reducción de parlamentarios de la Cámara y el Senado

  2. 2

    Carla y Caritina Goyanes se despiden de su abuela, Nena Perojo

  3. 3

    Enrique Ponce y Ana Soria, pillados paseando en Nimes de lo más enamorados

  4. 4

    Detenidas 30 personas e incautadas seis toneladas de hachís en otra operación en Cádiz

  5. 5

    Sánchez descarta volver a confinar España aunque reconoce que "no puede cerrar ninguna puerta"