Publicado 04/03/2021 16:06CET

Salud "fortalece" la vigilancia e investigación de las toxiinfecciones alimentarias y gastroenteritis agudas

SEVILLA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, está reforzando las labores de vigilancia e investigación epidemiológica de los brotes alimentarios y cuadros que cursan con gastroenteritis de carácter agudo que tienen relación con el consumo de alimentos, teniendo en cuenta la situación actual de pandemia por Covid-19.

Precisamente por esa situación de pandemia generada por el coronavirus, señala en una nota de prensa que en Andalucía "no se ha bajado la guardia en el seguimiento de estos brotes alimentarios", y se han puesto los medios necesarios para "fortalecer" la vigilancia e investigación de estas alertas que ocasionan cada año un número considerable de afectados y hospitalizados.

Según el Informe de Alertas Epidemiológicas del año 2019 en Andalucía, del total de Alertas por brotes o cluster, casi el 40% de ellas corresponden a toxiinfecciones alimentarias y gastroenteritis inespecíficas, lo cual "evidencia" la importancia de su seguimiento, vigilancia y adopción de medidas de prevención para llevar a cabo su control.

Salud considera importante reseñar que la investigación de estos brotes en Andalucía está desarrollada por un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de Epidemiología y Medicina Preventiva, Enfermería y Agentes de Control Oficial (Farmacéuticos y Veterinarios A4), y otros técnicos de Protección de la Salud. "Este hecho establece una ventaja a la hora de la investigación, por lo que cada profesional asume sus responsabilidades en cada una de sus especialidades", afirma.

Apunta que en la reciente publicación del Monográfico de Toxiinfecciones alimentarias y otras gastroenteritis inespecíficas de diciembre de 2020, y que comprende estudios de estos brotes durante el periodo 2015 al 2019, se establece que fue durante el 2019 cuando se presentó "un aumento considerable" de afectados por estos brotes respecto al quinquenio anterior.

Y añade que actualmente, con los datos que se disponen en el Servicio de Vigilancia y Salud Laboral del año 2020, se comprueba una disminución de la aparición de brotes de toxiinfecciiones alimentarias en casi un 60% respecto a 2019. En cambio, "si los datos que comprobamos son referentes a gastroenteritis agudas, esta disminución es de un 38% respecto a 2019", añade.

La Consejería señala que "es muy interesante" establecer una explicación epidemiológica de estos datos porque, en el contexto de una pandemia, los factores a tener en cuenta son muchos, entre los que se pueden destacar: confinamiento de la sociedad, cierre de establecimientos públicos alimentarios, cierre de residencias de mayores, situación de pandemia en la red asistencial con colapso hospitalario, de atención primaria o las propias restricciones a la movilidad social. Incluso, "se puede añadir el miedo de la población a acudir a centros hospitalarios en estas circunstancias descritas", precisa.

REUNIÓN CON PROTECCIÓN DE LA SALUD

Todos estos datos fueron ofrecidos en una reunión telemática como herramienta 'on line' de amplia difusión, organizada por el Servicio de Vigilancia Epidemiologica de Andalucía, que se considera de gran utilidad para la Red de Vigilancia en formación, información y coordinación. Con carácter semanal, estas reuniones se llevan a cabo con temáticas que van desde la pandemia de Covid-19 a vigilancia de enfermedades trasmisibles y no trasmisibles, así como otras alertas epidemiológicas. En la actualidad, se han llegado a realizar 30 sesiones.

En esta ocasión, y para el tema tratado, se incluyó a los profesionales de Protección de la Salud, contando con la asistencia de más de 500 profesionales del sistema sanitario público andaluz. En dicha reunión, además de exponer de manera detallada todos estos datos, se ofrecieron una serie de mejoras concretas en planificación a dos niveles: organizativo y de vigilancia. Esas mejoras irán encaminadas a perfeccionar puntos débiles en la investigación y detectar aquellas oportunidades de mejora en aquellas declaraciones de brotes alimentarios en horario laboral o fuera del mismo por los equipos de guardia.

Salud apunta que dado el éxito y la aceptación de dicho encuentro, ya se estudia utilizar esta herramienta para nuevas sesiones, así como línea de trabajo para la formación integral de estos profesionales de la Salud Pública.

Para terminar en dicha sesión, se dieron a conocer los retos de futuro que se estudian desde el Servicio de Epidemiología con la idea de implantarlos paulatinamente a corto plazo. Estos retos irán encaminados, entre otros, a la secuenciación genómica de agentes causales de brotes dentro del Sistema Integral de Epidemiología Genómica de Andalucía, que servirá como útil herramienta para llegar a conclusiones en las investigaciones epidemiológicas de los brotes.

Además, se perfeccionará la vigilancia e investigación de enfermedades emergentes y reemergentes; Campylobacteriosis, Yersinia, Fiebre Q, Anisakis, etcétera, y otras zoonosis, incluidas algunas vectoriales, y que en el último año "hemos padecido brotes importantes como puede ser la Fiebre del Nilo". Todo esto se plantea con un enfoque conjunto de la Vigilancia Epidemiológica bajo la estrategia One Health (salud humana, sanidad animal y medio ambiente).

Para leer más