La infancia, principal víctima de la crisis para el 65,9% de los españoles

Actualizado 08/01/2015 14:42:01 CET
Pobreza infantil, viviendas de inclusión
Foto: OBRA SOCIAL LA CAIXA

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El 65,9 por ciento de los hogares españoles apuntan a la infancia como principal víctima de la crisis económica, por encima de las demás franjas de edad asociadas a la edad adulta, según el 'IV Barómetro de la Familia 2015' realizado por el observatorio 'The Family Watch' junto GAD 3, que ha sido presentado este jueves.

   De hecho, la mayoría se reconoce "de acuerdo" o "muy de acuerdo" con la afirmación de que la pobreza infantil "debería ser un asunto de Estado" en el que "deberían comprometerse todos los partidos".

   El estudio identifica una mejoría de las perspectivas de los hogares de cara a 2015, pese a que la valoración de su situación económica al término de 2014 es "mala" para el 34,9% de los encuestados y "regular" para el 43,5 por ciento.

   De hecho, de las 607 familias que han participado en el estudio el 60 por ciento (2 por ciento menos que en la edición anterior) consideraba el pasado mes de diciembre, cuando se realizaron las encuestas, que estaba peor que el año anterior. Por contra, el 9,6 por ciento (un 5,8 por ciento más que en el estudio de 2014) apuntaba alguna mejoría en su calidad de vida.

MEJORES DATOS QUE EN ANTERIORES ESTUDIOS

   Aún así, existe un porcentaje de familias que reconoce que ha tenido que hacer "un esfuerzo mayor" que el año pasado en para cubrir sus gastos en materia de educación (29,3%), vivienda (35,6%), vestimenta (39,7%), salud (40%), transporte (40,9%) y alimentación (52,9%).

   Estas cifras, sin embargo, suponen un descenso del número de familias que ha tenido que "apretarse el cinturón" todavía más que en años anteriores, según los responsables del estudio, y el número de familias que ha necesitado hacer mayores esfuerzos es, de media, un 24,78% menor que en el estudio del año anterior en todas las partidas.

   Frente a los resultados de ediciones pasadas del estudio, en los que las malas expectativas superaban a las de mejoría en términos económicos, en los resultados presentados este jueves son más los que esperan estar mejor a finales de 2015 (un 24,5 por ciento) que los que creen que su situación empeorará (un 18,5 por ciento).

EVALUACIÓN DE DAÑOS DE LA CRISIS

   A juicio de los responsables del estudio, los datos indican que "el Katrina de la crisis ya ha pasado" pero han insistido en la necesidad de "hacer evaluación de los daños", en palabras del presidente de GAD3, Narciso Michavila.

   Según Michavila, la estabilidad del sistema de pensiones en España ha permitido "proteger a los mayores muy bien" y considera que eso "es lo que ha evitado la revolución social". Por su parte, la presidenta del observatorio, María José Olesti, ha recordado que la familia "sigue siendo la institución más valorada" debido al apoyo económico y personal que ha brindado durante la crisis.

   Por contra, la mayor parte del peso de la crisis ha recaído, según los responsables del estudio, sobre la generación de menos de 45 años, "que son quienes tienen hijos".

   De hecho, el estudio subraya la relación de causa-efecto entre la pobreza infantil y el empeoramiento de las condiciones laborales, como bajadas de los salarios (94,2%) y la destrucción de empleo (94,9%), así como la "escasez de ayudas públicas" (90,4%) y la falta de acceso a servicios públicos (80,1%). Además, un 71% vincula también la pobreza infantil a la región de España en que vive su familia.

   Además de incidir en la infancia como principal perjudicada por la crisis económica, los resultados de la investigación apuntan a que el 43,8% de las familias creen que las consecuencias de la actual recesión afectarán a la calidad de vida y al bienestar que sus hijos tendrán en el futuro, y que esta será peor que la que han tenido. Aún así, una de cada cuatro familias (25,5%) espera que sus hijos vivan mejor que ellos.

   "Los niños son quienes están sufriendo con mayor crudeza la crisis y quienes sufrirán sus consecuencias por más tiempo", ha asegurado el director de operaciones internacionales de The Family Watch, Ignacio Socías, en consonancia con los resultados del informe.

   En este marco, la opinión de la mayoría de las familias (80%) es que la inversión social destinada a la infancia es "insuficiente", en consecuencia con la percepción del 86,2%, que considera que los niños "son responsabilidad del conjunto de la sociedad, desde los padres a las administraciones públicas".

   Con respecto a esto, Michavila ha explicado que la necesidad de protección y ayuda a las familias "es un valor transversal" que, a diferencia de otros valores como la igualdad, más extendidos entre determinados sectores sociales, "carece de signo político".

   Por ello, y de cara al año electoral, Socías ha incidido en que distintos organismos internacionales con los que colabora el observatorio recomiendan a todos los gobiernos, "pero especialmente al español", que aborde medidas y políticas dirigidas a mejorar la situación de la juventud y la infancia, como "el primer modo de ayudar a la familia". "Son quienes han sufrido la crisis en mayor profundidad", ha declarado.

PLAN DE AYUDA A LAS FAMILIAS

   Además, en relación con el Plan de ayuda a las familias que, según han indicado, prevé aprobar próximamente el Gobierno, ha subrayado la necesidad de que el texto que se apruebe incluya, además del reconocimiento del papel de las familias en la sociedad, la perspectiva de familia como un requisito para la evaluación de cualquier medida o política que se apruebe en el futuro.

   Socías ha reclamado también que el plan prometido "no se quede en medidas cosméticas" y que el Ejecutivo "se atreva" a adoptar medidas que, aunque puedan resultar impopulares, reviertan en una mejora de la situación para los hogares.

   Así, ha puesto como ejemplo la "flexibilización del mercado laboral" y ha asegurado que, "aunque fue impopular ha permitido mejorar la conciliación familiar y laboral de los hogares".

   En este sentido, ha reclamado, como una de las necesidades, la garantía de que las mujeres que quieran puedan tener hijos, con una baja por maternidad "suficiente" y sin que ello suponga "un gasto excesivo" para las empresas, además de que estas puedan retornar a sus trabajos "al menos en las mismas condiciones" en las que los dejaron. También ha recordado que "se abandonó" la promesa de ampliar la baja por paternidad.