27 de febrero de 2020
 
Actualizado 31/10/2008 12:43:39 CET

Ecologistas en Acción asegura que la nuclear de Cofrentes (Valencia) "no está en condiciones de seguir funcionando"

VALENCIA, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción aseguró hoy que la central nuclear de Cofrentes (Valencia), que se encuentra en parada programada desde el pasado 24 de octubre para revisar el cableado eléctrico de la válvula de alivio del circuito primario, que ya provocó una parada no programada en este año, "no está en condiciones de seguir funcionando más allá de 2011".

Según la organización ecologista en un comunicado, "tras 24 años de funcionamiento y el triste récord de ser la central que más sucesos notificables ha sufrido desde 1990 --240 de un total de 1500 en todo el parque nuclear español-- puede decirse con los números en la mano que la central nuclear de Cofrentes, situada en el valle de Ayora, no reúne condiciones para continuar su funcionamiento más allá de 2011, año en que finaliza su permiso de explotación".

Ecologistas en Acción añadió que se trata "de la única central 'moderna' del modelo BWR que existe en España, ya que la otra, la de Garoña (Burgos) ya alcanza los 40 años de funcionamiento". "Las BWR, de tecnología norteamericana, no son precisamente las mayoritarias en el mundo, a pesar de que EEUU tenga más de 100 centrales en su territorio, y padecen problemas característicos debido principalmente a dos causas: las penetraciones de las barras de control del reactor, que entran por la parte inferior, y el tipo de refrigeración", indicó la entidad.

Asimismo, subrayó que este tipo de centrales "sólo utiliza dos circuitos de agua: el primario, que está en contacto directo con el combustible y llena la cuba del reactor, y el de refrigeración". La organización explicó que este circuito "entra en contacto con el primario, altamente radiactivo, tomando el agua del río y devolviendo al cauce alrededor del 30 por ciento -caliente-, mientras que el 70% restante va a la atmósfera".

En esta línea, consideró que el consumo necesario es "continuo de 1.000 litros por segundo", una cantidad "considerable" para una comunidad autónoma "que se caracteriza por su constante demanda de agua". La organización agregó que los problemas de la central "son constantes" ya que "sin retroceder demasiado en el tiempo, la recarga de combustible del año pasado se alargó más de tres meses --lo normal debe ser un mes-- precisamente por la necesidad de cambiar todos los tubos de accionamiento de las barras de control".

Esta situación "condujo a una altísima dosis para los trabajadores, más de 11 Sieverts y sigue habiendo fugas de líquido". Este problema "también existe en la de Garoña --más grave aún-- y es típico de este tipo de centrales".

"Por si fuera poco, al arrancar la central el 2 de agosto se produjo un incendio en el transformador principal, lo que hizo cundir la preocupación en el Valle de Ayora", añadió, y destacó que en 2008 "se han producido 10 sucesos notificables, con dos prealertas de emergencia el 7 de abril y el 10 de julio, esta última por la apertura de una válvula de alivio del circuito primario que ha tenido como consecuencia la parada de la Central el 25 de julio durante una semana".

Para la entidad, 2011 "no es un año cualquiera" ya que "además de expirar su permiso de explotación, ese año no habrá sitio para el combustible gastado que ha generado la central durante sus 27 años de funcionamiento".

"El hecho de que no exista solución para los residuos de alta actividad que generan, conduce a que las 437 centrales nucleares del mundo conserven su combustible gastado en una piscina anexa al edificio del reactor hasta que se encuentre solución, y van más de 50 años desde que se construyeron las primeras centrales", agregó la organización, que incidió en que la piscina de Cofrentes "se llenará con la próxima recarga del verano de 2009".