La exposición 'Viñetas del conflicto' recoge el dolor de israelíes y palestinos

Actualizado 16/11/2010 16:45:21 CET

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Amigos del Círculo de Padres-Foros de Familias (CPFF), una asociación palestino-israelí, ha presentado este martes una exposición sobre los enfrentamientos de Oriente Próximo en Madrid con el nombre de 'Viñetas del conflicto', donde se recogen unos 50 dibujos de autores de todo el mundo, que refleja el dolor y el sufrimiento de ambos bandos.

La muestra, patrocinada por Casa Sefarad-Israelí y la Asociación Tres Culturas, recoge obras de ilustradores de más de 20 países, incluido el premio Pulitzer Pat Oliphant. La exposición ya ha recorrido ciudades como Tel Aviv, Nueva York o Londres.

El Círculo de Padres-Foro de Familias fue fundado en 1995, durante el proceso de paz de Oslo. Esta integrado por más de 600 padres y familiares de víctimas israelíes y palestinas del conflicto de Oriente Próximo.

La israelí Robi Damelin, una de las representantes del CPFF, cree que las obras critican el conflicto que dura ya más de 60 años. "Muchas personas quieren ser parte de la solución y no saben cómo hacerlo", explicó.

En muchas de las viñetas, se recoge que el conflicto se basa en el territorio y la consecuencia es la muerte. "Puede que enterremos las armas o las armas nos enterrarán a nosotros", comentó Damelin.

La palestina Siham Ikhalyel, también de la asociación CPFF, declaró que los miembros de la ONG "estamos saboreando nuestras propias lágrimas y no queremos hacerlo".

Ikhalyel perdió a un hermano por los disparos de un soldado israelí en un control, y fue su madre la que convenció a la familia para unirse a la CPFF. "No estoy preparada para que me digan que han matado a uno de mis hijos", declaró.

"No queremos un estado lleno de tumbas, sino un estado para nuestros hijos", explicó Ikhalyel, mientras contaba que su madre murió por el sufrimiento, y ella "no quiere morir de dolor".

Damelin, cuyo hijo fue asesinado por un francotirador palestino, se preguntó: "¿Qué hacemos con este dolor?". "Te vengas para causar más dolor o cambias para evitar que otras familias sufran más dolor", responde.

Ikhalyel coincidió con Damelin en que "el dolor es el mismo para todos", mientras la activista israelí reconoció que "aunque las mujeres se sientan orgullosas de que sus hijos hayan muerto por su país, cuando se van a la cama, sufren y lloran igual".

El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, defendió que "el conflicto pasa por el reconocimiento del otro". Durante la presentación de la exposición, Ibarra comentó que "educar en tolerancia es el camino para resolver conflictos".

MARCO DE RECONCILIACIÓN

Según Damelin, "el conflicto se basa en que no nos conocemos. El miedo provoca violencia". "Si preguntamos a un joven hebreo, la mayoría dirá que no conoce a ningún palestino", comentó la activista israelí.

Ikhalyel y Damelin explicaron que el objetivo de la CPFF es crear un marco para el proceso de reconciliación cuando exista un pacto político. "Mientras no haya dicho marco, no habrá paz, sólo un alto el fuego", reconoció Damelin.

Para ello, la asociación ha puesto en marcha una línea de teléfono para que ambos bandos puedan comunicarse, y, aunque existían muchas conversaciones agresivas, supuso el inicio del diálogo para un millón de personas.

Damelin consiguió entablar conversación por correspondencia con el asesino de su hijo. El francotirador palestino se jactaba de que había matado a siete soldados israelíes para liberar Palestina, después de la pérdida de tres familiares.

"Él tomó el camino de la venganza", explica Damelin, que aunque las cartas fueron "muy crueles", su otro hijo le recordó que suponía el principio de las conversaciones.

"No nos ayudáis si el mundo se divide en propalestinos o proisraelíes, creáis vuestros propios conflictos entre judíos y musulmanes", finalizó Damelin.