Actualizado 17/01/2008 11:20 CET

Las lluvias de finales de año dispararon los casos de leptospirosis en Nicaragua, cobrándose 12 vidas

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las lluvias que azotaron Nicaragua en los meses de octubre y noviembre han disparado en la zona los casos de leptospirosis, un mal que se propaga al contacto con aguas contaminadas por los orines de animales infectados. Según datos del Ministerio de Salud del país, 2007 se cerró con 2.594 casos sospechosos y 394 confirmados, de los cuales doce terminaron en muerte.

Fundación Intervida, que trabaja en la región realizando tareas de apoyo para la detección y prevención de los focos de la enfermedad, explicó este miércoles que "la situación se agrava en las zonas más deprimidas, donde las condiciones de hacinamiento e insalubridad propician la aparición y propagación de la leptospirosis".

Para confirmar la enfermedad, es imprescindible un análisis clínico porque los síntomas son comunes a otras dolencias (fiebre, cefalea, escalofríos, vómitos, dolor abdominal, diarrea, erupciones cutáneas e ictericia, entre otros). Por ello, Intervida, que reparte material informativo en las comunidades locales, insiste en la importancia de "dar a conocer a la población las medidas preventivas que hay que tomar para evitar el contagio".