Actualizado 30/09/2008 13:58 CET

Cruz Roja pide a las partes en conflicto del Congo que respeten "la vida y la dignidad" de los civiles en los Kivus

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) hizo hoy un llamamiento a las partes en conflicto en la República Democrática del Congo (RDC) para que respeten "la vida y la dignidad de aquellos que no participan o que ya no participan directamente en las hostilidades" en las provincias de Kivu Norte y Kivu Sur, las zonas más afectadas por la guerra.

Según explicó el CICR en un comunicado, "desde que recomenzaron los enfrentamientos armados entre las tropas gubernamentales de la RDC y la oposición armada el pasado 28 de agosto se calcula que asciende a más de 100.000 el número de personas que han huido de la situación de violencia y que se han visto obligadas a desplazarse".

Esta nueva fase de recrudecimiento del conflicto en la RDC lleva a los "portadores de armas", ya sean soldados del Ejército o miembros de los grupos rebeldes, a cometer "numerosas violaciones del Derecho Internacional humanitario contra personas civiles, en particular saqueos y violaciones".

"Nos encontramos frente a una degradación importante de la situación humanitaria en Kivu Norte y Kivu Sur desde que recomenzaron las hostilidades", señaló Max Hadorn, jefe de la delegación del CICR en la RDC. "Miles de personas se han desplazado, a menudo en varias ocasiones, y necesitan que se les preste asistencia con suma urgencia. Es primordial que las organizaciones humanitarias tengan acceso a las zonas más afectadas", añadió.

El CICR subrayó que gran parte de la población afectada por la violencia se encuentra en zonas de difícil acceso para los trabajadores humanitarios, debido a las precarias condiciones de seguridad.

Sin embargo, el CICR, en colaboración con la Cruz Roja de la República Democrática del Congo, ha podido efectuar una evaluación de las necesidades más apremiantes de una parte de la población desplazada en los Kivus, ya que muchas familias han tenido que huir sin poder llevar nada consigo.

Para responder a las necesidades más urgentes en materia de atención médica y de agua potable, el CICR presta ayuda a 17 estructuras de salud, suministrándoles medicamentos y material médico, lo cual les permite atender a los heridos. También se ha puesto a disposición un cirujano y una enfermera para respaldar los servicios quirúrgicos de los hospitales de Kivu Norte.

También pudo organizarse en Kivu Norte una distribución de urgencia de agua potable en favor de 10.000 personas. Estos próximos días, la prioridad será obtener acceso a las zonas más afectadas y proseguir al mismo tiempo con la distribución de víveres en curso en esas regiones, de las que se benefician unas 40.000 personas.