Actualizado 24/08/2012 10:54 CET

Expertos de la ONU exigen que las autoridades bahreiníes dejen de perseguir a quienes defienden los DDHH

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de expertos independientes de la ONU han expresado su preocupación este jueves por la "campaña de persecución" que llevan a cabo las autoridades de Bahréin contra quienes defienden los Derechos Humanos y ha pedido la liberación del prominente activista Nabil Rajab, condenado recientemente a tres años de cárcel.

"Es hora de que las autoridades bahreiníes respeten el derecho de reunión pacífica y la libertad de expresión y liberen inmediatamente a las personas que han sido detenidas arbitrariamente por ejercer sus derechos legítimos", han dicho los expertos en un comunicado emitido por la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

También han pedido la liberación inmediata de Rajab, que fue declarado culpable de tres cargos de reunión ilegal por su participación en manifestaciones pacíficas a favor de los derechos fundamentales y la democracia.

Desde febrero se han estado produciendo en Bahréin enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes. Un año antes había surgido una revuelta popular que fue aplastada por las autoridades.

Según la relatora especial para los defensores de los Derechos Humanos, Margaret Sekaggya, "la condena de Nabil Rajab representa otro intento flagrante por parte del Gobierno de Bahréin de silenciar a quienes, legítimamente, defienden los Derechos Humanos". En este sentido, ha pedido el "cese inmediato" de la campaña de "persecución" contra activistas.

Por su parte, la relatora para la libertad de reunión y asociación, Maina Kiai, ha subrayado que estos derechos no deberían necesitar de autorización previa de las autoridades y ha lamentado la "criminalización" de quienes asisten a encuentros pacíficos.

"La represión continua del libre discurso en Bahréin va contra la ley internacional", ha advertido, en esta misma línea, el experto sobre libertad de opinión y expresión, Frank la Rue.