Una grabación muestra a un grupo de jóvenes judíos propinando una brutal paliza a dos árabes en Jerusalén

Actualizado 28/05/2008 12:56:36 CET

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Decenas de adolescentes judíos fueron captados por las cámaras que custodian las puertas de un supermercado de Jerusalén, propinando una brutal paliza con navajas, palos y bates a dos jóvenes árabes, el pasado 1 de mayo, día en el que Israel conmemora el recuerdo a las víctimas del Holocausto, según informó hoy el diario israelí 'Haaretz'.

Hace dos semanas, informa el rotativo, se presentaron cargos contra once jóvenes, ocho de ellos menores, sospechosos de haber cometido la agresión. Según la acusación presentada, los chicos respondieron a un mensaje por internet que hacía un llamamiento en defensa de "la sangre judía" para "poner fin con los árabes que corretean por Pisgat", la barriada donde sucedió la agresión. Los jóvenes judíos reunidos fuera del centro comercial iban armados con navajas, palos y bates y agredieron a dos adolescentes árabes, de 16 y 18 años, que viven en el campo de refugiados de Shuafat.

Uno de ellos, Ahmed Abu Camal, recibió una puñalada en la espalda, pero logró escapar. Su amigo fue descrito por uno de los acusados durante el interrogatorio como un "trampolín y un saco de boxeo". El mismo sospechoso contó como cada uno saltó, pateó y pisoteó encima suya.

En su testimonio, la víctima le dijo a la Policía que un grupo de más de 80 chicos se abalanzaron sobre nosotros con bates y navajas en las mano". El vídeo muestra a Abu Camal huyendo de la escena mientras le perseguían varios agresores. En una conversación reciente con el periódico israelí, Abu Camal aseguró que al pasar junto a los sospechosos notó que uno de ellos le clavaba una navaja en la espalda. Después, asegura él, el resto comenzó a golpearle y uno de ellos escupió en su oreja.

En el vídeo se aprecia como los agresores, que llevaban un buen rato en las puertas del supermercado, tras un breve diálogo se abalanzan sobre uno de ellos, le lanzan contra una verja y después le atacan con vehemencia. El pasado domingo el Tribunal Supremo decidió liberar a todos los sospechos y mantenerles vigilados mediante arresto domiciliario.