Actualizado 30/05/2008 12:18 CET

Birmania.- El Gobierno birmano comienza a echar de los centros de ayuda a las familias que se han quedado sin hogar

KYAUKTAN (BIRMANIA), 30 May. (Reuters/EP) -

La Junta militar birmana comenzó hoy a echar de los centros de ayuda gubernamentales a las familias que se han quedado sin hogar tras el paso del ciclón 'Nargis' por el país asiático, al parecer por su temor de que los improvisados hogares se conviertan en algo permanente.

Un funcionario del Gobierno consideró que "es mejor" que las familias se asienten en zonas donde puedan permanecer de forma "más estable". "Aquí dependen de las donaciones y no es estable", agregó en uno de los campamentos que están siendo desalojados.

Los birmanos y los cooperantes humanitarios aseguraron que en las inmediaciones de Kyauktan, 30 kilómetros al sur de Rangún, un total de 39 campamentos están siendo desmantelados. Las personas expulsadas han recibido 20 tallos de bambú y algunas lonas para que puedan rehacer su vida en el delta del río Irrawaddy, donde al menos 134.000 personas han muerto o desaparecido a causa del ciclón.

Kyaw Moe Thu, un chico de 21 años que debe abandonar el refugio temporal donde permanecía hasta ahora junto a sus cinco hermanos --el menor de los cuales tiene sólo dos años-- declaró: "Sabíamos que en algún momento tendríamos que irnos, pero esperábamos más apoyo". "Ahora mismo estamos decepcionados", añadió.

La ONU asegura que, cuatro semanas después del desastre, menos de la mitad de los 2,4 millones de damnificados han recibido algún tipo de ayuda por parte del Gobierno o de organizaciones locales o internacionales.