El Gobierno destinará más de 1.500 millones a la Estrategia Nacional contra la Violencia de Género hasta 2016

Actualizado 26/07/2013 17:11:47 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, ha anunciado la aprobación de la Estrategia Nacional contra la Violencia de Género, que contará con un presupuesto de 1.539 millones de euros durante su periodo de vigencia, de 2013 a 2016, cuyo principal objetivo "es la protección de las mujeres pero también la de los hijos menores que sufren esa violencia de género", según ha indicado la vicepresidenta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Esta estrategia --presentada a propuesta de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato-- representa, a juicio de Saénz de Santamaría, "un proyecto ambicioso e integral" que se sitúa "a la vanguardia de lo que está haciendo la Unión Europea en la protección de la mujer".

El proyecto --que formará parte del futuro Plan Estratégico del Plan de Igualdad de Oportunidades-- incluye aportaciones de distintos ministerios, comunidades autónomas, Fiscalía, CGPJ, así como de las asociaciones de mujeres, y se articulará en torno a siete ejes y contará con 258 medidas, según ha precisado Saénz de Santamaría "para tratar de paliar todos y cada uno de los problemas detectados".

En este sentido, ha indicado que el proyecto combatirá el silencio de las mujeres y su entorno con medidas como la creación de códigos de autorregulación publicitaria o la potenciación del servicio 'online' del servicio de atención telefónica 016, que será accesible para las mujeres con discapacidad, entre otros aspectos.

También versará sobre la necesidad de ofrecer "una respuesta personalizada" por lo que prevé medidas diversas como extender la medida de libertad vigilada a los delitos de violencia de género hasta un máximo de cinco años o articular un sistema de coordinación que permita constituir una "ventanilla única" a la que puedan acudir las víctimas de malos tratos, entre otros.

Además, se informará a las mujeres de su derecho a una asistencia jurídica gratuita desde el momento en que deciden interponer una denuncia, una asistencia que continuará durante todo el proceso, sin pagar tasa alguna. Asimismo, se fortalecerá el seguimiento de los reclusos condenados por violencia de género cuando dispongan de algún permiso penitenciario y se tipificará como delito la manipulación de los brazaletes electrónicos.

La coordinación entre administraciones e instituciones cristalizará, entre otros instrumentos, en la Red Nacional de Casas de Acogida, cuyo funcionamiento estará regido por la atención personalizada. Así, un protocolo de derivación tendrá en cuenta las circunstancias de la mujer para decidir un destino u otro, y permitirá que los casos más graves se resuelvan en un máximo de 24 horas.

"Este es un punto en el que tenemos que trabajar mucho, que es la coordinación", ha insistido la vicepresidenta, que ha reiterado la importancia de que "nos coordinemos nosotros y no obliguemos al resto a coordinarse".

MENORES VICTIMAS DE VIOLENCIA DE GENERO

La estrategia también se centrará en la atención a los grupos vulnerables, como menores o la erradicación de la violencia en el ámbito rural, hacia mujeres de mayor edad y las más jóvenes. En el caso de los menores, Sanidad recuerda que un 70% de las mujeres que sufren malos tratos tiene hijos menores a su cargo por lo que está previsto que el Gobierno cambie la Ley Integral para incluirlos como víctimas de la violencia de género.

En cuanto a las mujeres más jóvenes, se promoverán estudios sobre el ciberacoso --"una nueva forma de violencia", en palabras de la vicepresidenta-- o la exposición de los menores a la violencia de género, además de promover el conocimiento, la información y la sensibilización para combatir esta lacra.

La vicepresidenta también ha mostrado su agradecimiento a las compañías que forman parte de la Red de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género, que ha permitido que 463 mujeres hayan podido acceder a un puesto de trabajo, así como a las organizaciones y "gente conocida y desconocida" que ha participado en las numerosas campañas puestas en marcha para hacer saber a las mujeres "que la sociedad está de su parte".

Por otro lado, la estrategia prestará atención a otras formas de violencia como la mutilación, la trata o los matrimonios forzados --que se considerarán delito por parte del nuevo Código Penal-- y mejorará la formación de los profesionales implicados con el objetivo de mejorar "el trabajo en red", con materias específicas sobre la violencia a la mujer en el contenido formativo troncal de las especialidades médicas.

La estrategia también prevé incrementar la información estadística y los estudios monográficos sobre violencia de género. En este sentido, el Gobierno estudia la posibilidad de realizar una estadística sobre las mujeres hospitalizadas por malos tratos, aunque también ha avanzado que se trabaja para ver si también se pueden incorporar las mujeres heridas y amenazadas.

Por otro lado, el Consejo de Ministros también ha aprobado un acuerdo por el que se aprueba la firma de referéndum del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, que ya ha sido firmado por 29 Estados y ratificado por cuatro. "España será el quinto, somos pioneros en la firma y lo somos también en su ratificación", ha apostillado Saénz de Santamaría.