Juristas afirman que los medios pueden provocar que la sociedad justifique "sutilmente" la violencia de género

Actualizado 31/07/2009 15:36:11 CET

CARMONA (SEVILLA), 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Rosario Sánchez, magistrada del juzgado de violencia sobre la mujer número 3 de Sevilla; y Ángeles Carmona, secretaria judicial de la misma sala, declararon hoy en Carmona, en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) que los medios de comunicación pueden provocar que "la sociedad justifique sutilmente la violencia de género por el enfoque que hacen de ella".

Ambas realizaron estas afirmaciones dentro del curso 'Periodismo y tribunales: Grandes casos judiciales', concretamente en la conferencia titulada 'Casos de violencia sobre la mujer e impacto en los medios de comunicación' que clausuró el citado curso. Ángeles Carmona añadió que los medios de comunicación "no van al fondo del asunto. Se utilizan muchos tópicos y frases hechas, y sobre todo, un lenguaje violento".

Además, afirmó que, a veces, en los medios esta problemática se trata como un suceso más, cuando, para ella, "no se trata de un suceso, sino de un problema que acucia a la sociedad". Asimismo se refirió a que, cuando aparecen estos casos en televisión, "no es necesario reconstruir los hechos o utilizar la ocultación con apariencia de criminalización que se les da a las víctimas".

La secretaria judicial dijo que en los juzgados, "sentimos impotencia en el caso de homicidios sin antecedentes denunciados. Además, nos preocupamos ante asesinatos con antecedentes denunciados con o sin orden de protección y sentimos impotencia por no poder cubrir a todas las víctimas".

Rosario Sánchez, por su parte, tras una pregunta de un alumno sobre casos de denuncias falsas, dijo que "hay muchas mujeres que se sienten maltratadas porque sus maridos son infieles. Pero eso no es un delito. Tenemos muchos casos así. Las denuncias falsas existen. Habrá otros en lo que los hechos no son como la víctima los relata, pero no hay testigos. No tenemos nada más".

Por último, la magistrada afirmó que "hay un juego de equilibrio entre los derechos de la víctima y del denunciado. A veces acertaremos en las decisiones, otras, evidentemente, como no tenemos una bola de cristal, no".