Actualizado 08/09/2008 19:34 CET

El Ministerio de Educación aboga por nuevas modalidades de formación que respondan a las necesidades actuales

El rector de la UIMP destaca que si se acierta en el modelo de formación, se acertará en el modelo de crecimiento económico

SANTANDER, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte, Miguel Soler, abogó hoy por "preparar" nuevas modalidades de formación para "responder" a las necesidades de los profesores "en el trabajo día a día en los centros" y para adaptar los títulos a los cambios de la sociedad y a las nuevas profesiones.

Durante la inauguración de los cursos de formación del profesorado de FP de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Soler destacó que los alumnos y empresarios reconocen la reputación de la Formación Profesional, pero lamentó que su prestigio social todavía es "bajo", sobre todo entre los padres, y rechazó el dicho popular: "el que vale, vale y el que no a Formación Profesional".

Asimismo, el director general subrayó las "ganas" que hay de formarse entre los docentes, como ha quedado demostrado con la demanda para estos cursos, en los que las solicitudes han superado con creces las plazas ofertadas.

Junto a Soler, participaron en la inauguración de los cursos los directores de cada uno de ellos y el rector de la UIMP, Salvador Ordóñez, quien incidió en la importancia de la formación, porque el futuro de país "está en la mano" de los profesores.

"Si acertamos en el modelo de formación de los estudiantes acertaremos en el modelo de crecimiento económico del país. Si se incentiva a los estudiantes a ser críticos, emprendedores y creativos estaremos haciendo posible el crecimiento económico de España", apostilló.

Ordóñez consideró que "la base para cambiar el país está en la formación del profesorado" y destacó que los economistas y expertos cuando plantean cuál debe ser el modelo de crecimiento económico puedan discutir sobre qué tipo de fiscalidad es mejor, pero todo el mundo coincide en señalar la formación como uno de los pilares de este desarrollo.

Además, consideró "muy importante" tener una formación integral en la que existan unas "pasarelas" entre todos los centros formativos y concebir el sistema de una forma "global" para que el individuo pueda instruirse a lo largo de toda su vida. "Todo ciudadano tiene derecho a formarse siempre, independientemente de su edad", aseguró el rector, quien señaló que "la formación nunca sobra, siempre falta" aunque haya gente que diga que hay 'sobreformación'.