Actualizado 30/09/2008 19:16 CET

La Policía continúa buscando al sospechoso del asesinato de la camarera dominicana en Oviedo hace dos meses

OVIEDO, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía continúa buscando al principal sospechoso del asesinato de la camarera dominicana María de León Reyes cuando se van a cumplir dos meses del crimen. La víctima, de 37 años y con dos hijos de 10 y 16 años, no volvió a su casa desde que salió de su trabajo el día 29 de julio. Fue el día 5 de agosto cuando finalmente la Policía entró en el domicilio de su ex pareja, un hostelero de Gijón, encontrando el cadáver de la mujer sobre la cama.

Desde entonces, el propietario de la vivienda J. C., de unos 40 años y que regentaba dos bares en La Calzada y El Llano, se convirtió en el principal sospechoso, pero no se le pudo localizar.

Fuentes de la familia de la víctima consultadas por Europa Press dijeron estar viviendo estos dos meses con "angustia", aunque señalaron que no pierden la esperanza de que finalmente la Policía encuentre al culpable y "pague lo que hizo". Añadieron que quienes más están sufriendo son los hijos y la madre de la fallecida.

Explicaron que hace un tiempo que llegaron incluso a trasladar una fotografía del fugitivo a algún medio de comunicación, para facilitar su localización, pero que finalmente la Policía no consideró que fuese una buena idea.

Por su parte, las fuentes consultadas de la Policía Nacional señalaron que la búsqueda del principal sospechoso sigue sus cauces con las lógicas dificultades que acarrea un proceso de este tipo. Están colaborando en la búsqueda todas las policías nacionales. Tampoco se descarta que el sospechoso haya huido fuera de España, por lo que existe una búsqueda internacional, constando en la base de datos de Interpol y Europol. "La investigación no ha parado en ningún momento y todos esperamos encontrarle", dijo.

Desde las autoridades no se ha facilitado aún ninguna fotografía del sospechoso del crimen, algo que se ha solicitado a la autoridad judicial, que de momento no ha dado el visto bueno. Señalaron que el caso está bajo el secreto sumarial y antes de solicitar la colaboración ciudadana es necesario agotar todas las vías. Tampoco se descarta que el sospechoso haya cambiado su aspecto físico.

En relación al espacio temporal entre la desaparición de María de León Reyes, el miércoles 29 de julio, y la apertura del piso de Tremañes, propiedad del sospechoso, donde se halló el cadáver el día 5 de agosto, desde la Policía se señaló que en un caso de desaparición es necesario hacer muchas comprobaciones previas y que cualquier actuación precipitada a la hora de entrar en el domicilio puede invalidar, posteriormente, las pruebas.