Actualizado 17/01/2008 20:24 CET

Unos 350.000 inmigrantes viven en España de forma irregular

ep

La cifra se sitúa entre las estimaciones del Gobierno, 200.000, y las del PP, 600.000

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Unos 350.000 inmigrantes se encuentran en España en situación irregular, según se desprende del cruce de datos de las estadísticas definitivas del padrón municipal a 1 de enero de 2007 con las de tarjetas de residencia del Ministerio de Trabajo a 31 de diciembre de 2006.

De acuerdo a esta estimación Respecto al conjunto de la población española, el número de extranjeros 'sin papeles' se sitúa en el 0,7 por ciento. Este porcentaje se eleva al 7,9 por ciento respecto al conjunto de la población extranjera que reside en España y al 12,7 por ciento respecto a la población inmigrante procedente de fuera de la UE-27.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró durante el último debate del Estado de la Nación que en España había 204.950 inmigrantes irregulares. Por su parte, habla de una bolsa de 600.000 irregulares.

El jefe del Ejecutivo utilizó el pasado verano las mismas estadísticas que tradicionalmente cruzan los medios de comunicación. Se refería a los mismos datos a 1 de enero de 2007, pero de carácter provisional, que ahora son definitivos.

REVISIÓN AL ALZA DEL PADRÓN

Así, Zapatero aseguró que del padrón faltaban por restar 120.000 extranjeros que no habían renovado su inscripción padronal (obligorio cada dos años para los inmigrantes sin residencia permanente). Sin embargo, los datos definitivos de población, conocidos hoy, suman 37.000 extranjeros más a los provisionales, en lugar de restarlos.

Teniendo en cuenta estas precisiones, cabe establecer que en España había empadronados hace un año 2.811.037 extranjeros de fuera de la UE-27 (los comunitarios nunca son irregulares), mientras que el número de extranjeros de estos mismos países con tarjeta de residencia a esa fecha era de 2.089.305 personas. La diferencia entre ambas estadísticas, arrojaba una bolsa de 721.732 personas.

Ahora bien, el presidente del Gobierno afirmó que unos 260.000 inmigrantes se encuentran como media renovando sus tarjetas de residencia y no constan en las estadísticas oficiales y que, además, unos 103.000 son ciudadanos perfectamente legales que constan en otros censos. Se trata de estudiantes, trabajadores transfronterizos y asilados. Además, Zapatero restó 120.000 extranjeros que se iban a dar de baja del padrón, pero esta previsión no se ha cumplido, según los datos publicados hoy por el INE.

Así que, atendiendo a estas precisiones, la cifra de irregulares en España se situaría hace un año en al menos en 358.732 personas. Una cifra de mínimos porque, a ellos cabría sumar aquellos que, por desconfianza o desconocimiento, ni siquiera se habían empadronado.

UNOS 75.000 MENOS QUE EN 2006

En comparación con 2006, la cifra ha descendido considerablemente porque rumanos y búlgaros también se consideraban ciudadanos extracomunitarios y entre ellos había 'sin papeles', que en enero de 2007 pasaron automáticamente a la legalidad con el ingreso de Rumania y Bulgaria en la UE, al menos en lo que a residencia se refiere.

No obstante, sin contar estas dos nacionalidades y tomando las mismas cautelas respecto a las renovaciones de tarjetas y los estudiantes, asilados y transfronterizos, la bolsa de regulares se habría situado a 1 de enero de 2006 en unos 432.328, es decir, que se ha reducido efectivamente en unos 75.000 el número de irregulares.

Ahora bien, el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró en mayo de 2005, cuando finalizó el proceso de normalización de ciudadanos extranjeros (al que se acogieron 500.000), que la bolsa de inmigrantes en situación irregular se quedaría en unas 150.000 personas, con lo que la cifra desde entonces ha aumentado en unas 200.000.

BOLIVIANOS, LOS MÁS NUMEROSOS

Por nacionalidades, el cruce de datos del INE y las tarjetas de residencia permite estimar que hace un año los bolivianos era el colectivo con mayor irregularidad. En abril de 2007 se les impuso visado de turista.

Aquellos países latinoamericanos a los que se les ha impuesto visado, como Ecuador o Colombia, muestran un mejor comportamiento en este sentido, mientras que otros, que todavía pueden visitar España durante tres meses sin ningún requisito, como argentinos, paraguayos o uruguayos, tienen un mayor porcentaje de irregulares respecto a su población total en España.

En todo caso, entre las nacionalidades más numerosas, el mayor número de irregulares corresponde, después de los bolivianos, a argentinos, ecuatorianos, marroquíes, paraguayos, colombianos, venezolanos, uruguayos, ucranianos, peruanos, chinos y dominicanos.

Las comunidades con mayor volumen de población inmigrante, Madrid, Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana, tienen un porcentaje de población irregular más elevada que la media nacional (entre el 1 y el 3 por ciento) respecto a su población total y entre el 20 y el 30 por ciento respecto a la población inmigrante.