Actualizado 02/04/2008 16:35 CET

AI exige acabar con la "conspiración silenciosa" ante la creciente represión en China

Foto de la Noticia
Foto: REUTERS + Ampliar

La ONG acusa a España de no hacer nada para instar al cese de las violaciones de DDHH y pide declaraciones públicas y no "en privado"

   MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Amnistía Internacional (AI) exige a la comunidad internacional, el Comité Olímpico Internacional (COI) y las empresas patrocinadoras que acaben con la "conspiración silenciosa" que se ha extendido en torno a China y las violaciones de los Derechos Humanos que han aumentado a causa de la próxima celebración de los Juegos Olímpicos de Beijing, que comienzan el próximo 8 de agosto.

   Así lo asegura el nuevo informe sobre la situación de los Derechos Humanos en el país asiático antes de las Olimpiadas, que subraya que "la represión de activistas ha aumentado, no disminuido, a causa de los Juegos", por lo que el acontecimiento de este verano no ha actuado "como catalizador de reformas".

   En rueda de prensa celebrada hoy en Madrid, el director de Amnistía en España, Esteban Beltrán, subrayó que, a cuatro meses de los Juegos Olímpicos, "se ha detectado un aumento de la represión" así como el "hostigamiento de activistas de Derechos Humanos, la limpieza de seres humanos en Beijing a través del sistema de reeducación por el trabajo y una marcha atrás en las reformas positivas en relación a la pena de muerte".

   Según explicó, en los últimos seis meses ha habido más detenidos que liberados por pedir que se atiendan sus quejas o por hacer llamamientos a la libertad de expresión, y en muchos de los casos los arrestos han ido acompañados de torturas y malos tratos.

   Entre los motivos presentados por las autoridades chinas para llevar a cabo estas medidas represivas, los más habituales son la revelación de secretos de Estado o la incitación a la subversión, indicó Beltrán.

'CIBERPOLICÍAS'

   Por otro lado, AI ha detectado que en los últimos meses que la población china se atreve cada vez menos a utilizar Internet, ya que desde 2006 en el acceso a muchas páginas aparece una 'ventana' en la que dos dibujos animados de policías advierten a los usuarios de que están sometidos a vigilancia.

   Así lo explicó Yu Zhang, activista chino por la libertad de expresión y coordinador del Comité de Escritores en Prisión, que forma parte del Independent Chinese PEN Center. Yu subrayó que la 'ciberpolicía' fue creada en 1996, tan sólo un año después de la comercialización de Internet en China. Actualmente, este cuerpo está formado por 50.000 agentes.

   Con la aparición ahora del dibujo animado, los usuarios son conscientes de la vigilancia a la que están siendo sometidos, lo que les "impone" la autocensura para no incurrir en ningún delito. Así, Yu destacó que las cifras de detenidos han descendido, pero no porque haya mejorado la libertad de expresión, sino por la autocensura.

   Yu contó el caso del periodista Shi Tao, quien está cumpliendo una pena de prisión de diez años por publicar en un medio extranjero en 2004 y a través de su correo electrónico de Yahoo! una información considerada "delicada" desde el punto de vista político.

   Según Yu, la condena se basó en parte de la información que facilitó Yahoo! a las autoridades chinas, ya que, de acuerdo al veredicto, esta empresa dio los datos de usuario correspondientes a la dirección de IP desde la que Shi Tao envió el e-mail. Para Yu, esta actuación "demuestra el comportamiento adoptado por una empresa extranjera en China", aunque los portavoces de Yahoo! alegan que la compañía se limitó a respetar las leyes locales.

   En cuanto a la "limpieza" llevada a cabo en Beijing en los últimos meses, Amnistía aseguró que estas medidas tienen el objetivo de erradicar las actividades ilegales por la preparación de los Juegos Olímpicos y están dirigidas contra mendigos, vendedores ambulantes y repartidores de folletos, entre otros, cuyas consecuencias han sido multas y arrestos.

   En este sentido, Beltrán denunció que se han abierto centros secretos de detención que constan de instalaciones temporales en las que se recluye a todas aquellas personas que llegan a la capital para poner algún tipo de queja antes de que sean devueltos a sus lugares de origen. Durante semanas o meses viven en "pésimas condiciones" y sufriendo maltrato.

TÍBET

   El director de AI en España también se refirió al caso de la represión de las protestas pacíficas en Tíbet y otras regiones donde, según señaló, "se utilizaron medios letales para disolverlas" y que, según datos de organizaciones tibetanas en países extranjeros, ha causado entre 79 y 140 muertos, entre 1.200 y 2.000 heridos, mientras que 100 personas aún continúan desaparecidas.

   Estas cifras contrastan con las ofrecidas por el Gobierno chino, que afirma que en las protestas de Lhasa han muerto 19 personas --18 civiles y un policía-- y más de 600 han resultado heridas. Además, AI alertó de que también hay "centenares de detenidos" que se enfrentan a torturas, palizas y malos tratos.

   Por todo ello, Beltrán consideró que se corre el riesgo de que los Juegos Olímpicos dejen un legado de represión, de manera que opinó que la comunidad internacional puede hacer mucho más, ya que hasta el momento "no ha hecho ninguno de los deberes a los que se comprometió" cuando Beijing fue elegida sede olímpica de este año. "Si aumenta la presión internacional, podría haber medidas positivas", apuntó.

CRÍTICAS A ESPAÑA

   Para Beltrán, España es uno de los "más activos miembros de esa conspiración del silencio", pues aunque el Gobierno mantiene un nivel de interlocución alto con las autoridades chinas y las empresas un nivel de relación comercial creciente, "no ha habido ninguna declaración consistente sobre la violación de Derechos Humanos", ni siquiera por la situación en Tíbet.

   No obstante, el director de AI en España cree que el Gobierno aún "está a tiempo" de hacer una declaración pública que inste al cambio de la situación en China porque, a su juicio, debe dejar de abordar el tema "en privado" y lanzar sus exigencias públicamente.

   Beltrán extendió esta petición al resto de la comunidad internacional, las empresas y el COI para que expongan "sus preocupaciones" de forma pública, ya que el silencio "podría interpretarse como una aceptación tácita de las violaciones de Derechos Humanos" que se cometen en China.

   Así, Amnistía Internacional propone al Gobierno chino la adopción de varias medidas que sean consideradas como una 'hoja de ruta' dirigida a ampliar las libertades individuales. De este modo, pide que se ponga en libertad "de inmediato y sin condiciones" a todos los presos de conciencia y cesen las detenciones arbitrarias y el instigamiento de activistas no detenidos.

   Además, reclama la consolidación de las reformas del sistema de pena de muerte aplicando una mayor transparencia de los procesos judiciales. AI también pide la abolición del sistema de reeducación por el trabajo y garantizar que los periodistas extranjeros y nacionales puedan ejercer su trabajo y permitir el pleno acceso a la información.

   Por último, Amnistía exige la libertad "de inmediato y sin condiciones" de todos los arrestados por participar en las protestas pacíficas de Tíbet y permitir que Naciones Unidas realice una investigación independiente sobre lo ocurrido en las regiones tibetanas durante el mes de marzo.