Actualizado 27/06/2011 13:43

AMP.- El presidente de ANADIR denuncia que España ha sido "un supermercado de bebés" para el extranjero

Gemelos, Bebé, Niño
FLICKR/BEAUTIFULFREAKS

MADRID, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Nacional de Afectados por las Adopciones Irregulares (ANADIR), Antonio Barroso, ha denunciado que España "ha sido un supermercado de bebés para todo el mundo" porque a lo largo de la investigación y documentación de casos de niños robados que viene efectuando la organización desde su fundación en febrero del año pasado, se han encontrado evidencias de nacidos en el país que han acabado en el extranjero.

Barroso, que ha participado en el Foro de la Nueva Sociedad junto a la portavoz de la asociación de afectados de Clínicas de España, Mar Soriano, ha explicado que se han documentado casos de niños nacidos en España y adoptados por familias de Texas (EEUU), Perú, Inglaterra y Alemania.

Para Soriano, a quien un ciudadano alemán dijo que casos de este tipo eran "muchos" y "algo sabido" en aquel país, desde España "había tráfico internacional de niños y en ciertos sectores, era algo conocido por todos".

La organización se pregunta "cómo sabía un señor de Estados Unidos que aquí se vendían niños" y plantea que podrían existir muchos más casos en el extranjero, más allá de los 300.000 que, según sus estimaciones, se habrían producido en España.

En este sentido, ANADIR calcula que un 15 por ciento de los dos millones de adopciones tramitadas en España bajo la legislación previa a 1987 habrían sido irregulares, aunque reconoce que el tráfico de bebés se ha podido prolongar hasta la actualidad ya que, conforme ha señalado Barroso, recientemente se ha documentado un caso de 2007.

En la actualidad, 849 asuntos están en manos de la Fiscalía, mientras que en 169 el juez ha abierto diligencias por encontrar indicios de delito y 38 han sido archivados. ANADIR tiene sobre la mesa un total de 1.800 expedientes y, la mayoría de ellos, corresponden a mujeres que dieron a luz en un hospital en el que le comunicaron que el recién nacido había muerto.

Pero para la organización, lo más importante no son las cifras, sino el hecho de que "muchos de aquellos iluminados siguen campando a sus anchas" e "incluso están ejerciendo" la misma profesión en la actualidad, sean médicos, matronas, responsables de registros civiles o gestores en centros hospitalarios, conforme ha señalado Barroso.

"El mundo entero se asombra. En Argentina fueron 300 los niños desaparecidos y en España estamos hablando de más de 300.000", ha añadido, para incidir en que el robo y venta de recién nacidos "comenzó cuando las mujeres empezaron a parir en los hospitales y los responsables vieron que había negocio".

Pese a que en el último año se han sucedido las demandas colectivas por cerca de un millar de casos, ANADIR denuncia que la Audiencia Nacional sigue sin tomar las riendas en este asunto. Además, solicitan una actuación coordinada de la justicia, que se garantice el derecho de los afectados a acceder a la información documental necesaria, voluntariedad en las pruebas de ADN y la apertura de una Comisión de Investigación específica.

En definitiva, exigen "la intervención plena de los poderes democráticos", según ha explicado Soriano, porque para sorpresa de ANADIR, no todas las fiscalías ni los órganos judiciales están actuando con la misma diligencia. Barroso ha apuntado que las de Madrid y Barcelona son las que están llevando mejor los casos frente a la de Zaragoza, donde, según ha dicho, la fiscalía provincial "parece que no quiere investigar o que tiene algo que ocultar".