Actualizado 16/07/2007 21:04 CET

Expertos recomiendan beber agua, zumos y cerveza para evitar la deshidratación

BARCELONA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los expertos recomiendan incrementar el consumo de agua, zumos, cerveza, frutas y verduras hasta 2,5 litros diarios para evitar la deshidratación ante la llegada de las altas temperaturas.

Según informó hoy la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), la deshidratación puede provocar dolor de cabeza, cansancio, falta de concentración o un golpe de calor. En verano se pierden entre dos y tres litros de líquido en el organismo a través del sudor, la orina, la respiración y la transpiración de la piel.

Cualquier bebida que contenga agua, como zumos, té y café, o alimentos con alto contenido hídrico, como frutas y verdura, pueden ayudar a hidratarse. En el caso de las bebidas alcohólicas, aconsejan aquellas que tengan una graduación inferior al 10%, sobre todo cervezas y sidra, ya que por encima de esta cantidad ocasionan pérdidas de líquido.

PRIMER LIBRO BLANCO DEL SECTOR EN ESPAÑA.

Estas son algunas de las recomendaciones recogidas en el Libro Blanco de la Hidratación en España, que ha elaborado la SEDCA en colaboración con la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada (SENBA), la Sociedad Madrileña de Geriatría y la Sociedad Española de Medicina Rural y Generalista (SEMERGEN).

El presidente de la SEDCA, el profesor Jesús Román, afirmó que "con este libro, pionero en nuestro país, hemos querido plasmar los requerimientos hídricos en todas las etapas de la vida, dando mayor importancia a las edades más sensibles como son la infancia, la vejez, y durante el embarazo y la lactancia".

Los mismos datos indican que, además del agua, hay otras bebidas y alimentos que contribuyen a la hidratación, como los zumos, hoy en día incorporados como desayuno, merienda y consumo habitual de deportistas.

Con moderación, también aconsejan beber cerveza por ser una bebida fermentada elaborada a base de agua (90%), cereales y lúpulo. Contiene gran cantidad de sales minerales, antioxidantes, fibra soluble y diversos aminoácidos.

Las personas mayores son más propensas a deshidratarse porque al envejecer disminuye la proporción de agua en el cuerpo por la reducción de la ingesta de líquidos, como consecuencia de varios factores: disminución de la percepción de sed, incidencia de enfermedades, consumo de fármacos o cambios ambientales.