Actualizado 04/09/2008 19:52:04 +00:00 CET

Interior estudia endurecer las penas para las mafias de inmigración ilegal que transporten menores

cayuco
Equipo EPSOCIAL

Pretende cambiar la Ley de Extranjería para aumentar el límite estancia de los extranjeros y mejorar las condiciones de los CIEs

MADRID, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció este jueves que su Departamento está estudiando, en colaboración con el Ministerio de Justicia, una propuesta de reforma del Código Penal para endurecer las penas para las mafias de inmigración ilegal que transporten a menores de edad.

En su comparecencia en el Senado para informar sobre las líneas generales de su Departamento, Rubalcaba señaló que Interior están evaluando con el Ministerio de Justicia una modificación del Código Penal para "endurecer las penas de quienes trafican con seres humanos en los casos en que dicho tráfico implique a menores".

Aseguró que la modificación ampliará la pena actual, que situió en seis años y un día de prisión "hasta diez o doce años", si bien aclaró que la duración de la pena la decidirá el Ministerio de Justicia. El objetivo, según subrayó, será aumentar la pena para que el hecho de que un menor viaje en una patera "juegue diferencialmente" contra las mafias.

El ministro afirmó que la intención del Ejecutivo es que las mafias "encuentren todavía más dificultades para encontrar patrones" de las que ya afrontan en la actualidad.

Rubalcaba informó de que la llegada de inmigrantes a España ha disminuido este año en un ocho por ciento en relación al mismo periodo de 2007 y en un 64 por ciento con respecto a 2006, y aseguró que se han repatriado 31.587 inmigrantes a sus países de origen.

El ministro incidió en que la política de inmigración se centra en transmitir a los inmigrantes que no se pongan en las manos de las familias porque "lo más probable es que sean devueltos su país" e indicó que en la actualidad hay 178 personas encarceladas por actuar como patrones de embarcaciones, cayucos y pateras que han trasladado a España inmigrantes indocumentados.

Rubalcaba dijo que España tiene "una gran y dolorosa" experiencia en lucha contra la inmigración ilegal y resaltó que "no existen fórmulas mágicas" para acabar con este fenómeno pero sí hay que tener claros los "principios básicos": evitar en origen las condiciones que propician que una persona arriesgue su vida por llegar a Europa, impedir que pierda la vida en el intento y proceder a su repatriación.

En este sentido, abogó por continuar desarrollando iniciativas de cooperación policial con los países de origen para luchar contra las mafias, con ejemplos como Senegal, Marruecos y Argelia, países donde la colaboración ha demostrado ser "extremadamente eficaz". "No conozco ningún país cuyo Gobierno fomente que sus ciudadanos se jueguen la vida buscando una vida mejor", remachó.

En esta línea, subrayó la importancia de "seguir reforzando" los mecanismos de control, especialmente los marítimos tanto en la costa africana como en la española, con el fin de impedir la entrada ilegal de inmigrantes. Calificó esta labor como "ingente" debido a la existencia de Estados que tienen unos recursos policiales "escasísimos", y lamentó a este respecto los naufragios registrados ayer en Canarias. "Junto con el pesar que me produce esta noticia quisiera decir que nuestros policías y guardias civiles evitan muchos naufragios y salvan muchas vidas", apostilló.

MODIFICACIÓN DE LA LEY DE EXTRANJERÍA

El titular de Interior también expresó la intención de proceder a una modificación de la Ley de Extranjería, de la mano del Ministerio de Trabajo e Inmigración, con el objetivo de aumentar el actual período máximo de internamiento en los Centros Internamiento de Extranjeros (CIE), que en la actualidad se encuentra en 40 días.

Según explicó, esta iniciativa conllevaría un mayor tiempo para cumplimentar los trámites correspondientes a las repatriaciones y además disuadiría a quienes tengan intención de entrar en condiciones de ilegalidad en las fronteras españolas.

En el turno de réplica, Rubalcaba subrayó que la iniciativa no restringirá ningún derecho y que lo que busca es poder aplicar la política actual de repatriación dada la complejidad y la duración del proceso.

Además, anunció que el Gobierno ampliará la red de los centros de internamiento, de manera que mejore las condiciones y la calidad de vida de los inmigrantes. "Ampliaremos especialmente en Canarias los equipos necesarios para el control de costas, el mar territorial y el patrullaje, buscando la cooperación con los países de procedencia", agregó.

Tras ello, señaló que el Ejecutivo incorporará próximamente un nuevo avión de ala fija a la Guardia Civil y "seguirá explotando todas las posibilidades" del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE), al tiempo que trabajará por unos mejores sistemas sobre el control del paso de ciudadanos en las fronteras, en concreto en el Sistema de Información Avanzado sobre Pasajeros (APIS) y el Sistema de Información Schengen (SIS).

"FIRMEZA" EN LA POLÍTICA DE REPATRIACIÓN

Por otra parte, resaltó también la "firmeza" del Gobierno a la hora de abordar la política de repatriación de quienes han llegado de manera ilegal, complementando esta política con las acciones mantenidas con el resto de países para que acepten la vuelta de sus ciudadanos.

En referencia a los socios europeos, el ministro recordó al Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo que constituirá, desde el momento de su aprobación "probablemente a mediados de octubre", un refuerzo a la política común en esta materia.

Recordó los compromisos del acuerdo, entre los que destacó: la organización de la inmigración legal; la lucha contra la irregular; el mayor control de los puestos fronterizos; la creación de una "Europa del asilo"; y por último, la formación de una "asociación global" que favorezca las "sinergias entre las migraciones y el desarrollo".