Actualizado 02/04/2008 12:22 CET

El representante de la ONU en Irak denuncia las violaciones de los Derechos Humanos

NUEVA YORK, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El representante especial de la ONU para Irak, Staffan de Mistura, expresó este miércoles su preocupación por las violaciones de los Derechos Humanos cometidos durante las recientes hostilidades en Basora y urgió a todas las partes implicadas a respetar a la población civil, así como a promover el estado de derecho en todo el país.

En un comunicado, el enviado aplaudió el llamamiento del líder religioso Sayed Muqtada al Sadr a reducir la presencia de fuerzas armadas en Basora y en otros puntos de conflicto en Irak para crear un entorno que propicie un alto el fuego.

Asimismo, destacó la rápida respuesta del Gobierno, que suspendió el toque de queda, y confió en que el regreso a la calma permita a las autoridades iraquíes, a la ONU y a otras organizaciones acelerar la entrega de ayuda de emergencia en las áreas afectadas.

De Mistura acogió con beneplácito el establecimiento de un grupo especial que se ocupe de la situación humanitaria tras la reciente ola de violencia. En este sentido, subrayó la necesidad de apoyo de la comunidad internacional para reducir el sufrimiento de los civiles iraquíes.

El diplomático anunció que ayer llegó a Basora el coordinador humanitario de la ONU para Irak, David Shearer, con la tarea de evaluar la situación y planear una respuesta adecuada en conjunto con las autoridades y el grupo especial.