El 80% de las emisiones de CO2 en Europa proceden del sector energético, según informe de la Agencia Ambiental Europea

Actualizado 20/11/2008 19:11:26 CET

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero que se emiten en Europa proceden del sector energético, a pesar de las reducciones conseguidas hasta el momento por el fomento de las energías renovables, que han sustituido al empleo del carbón y del petróleo en un 8,6 por ciento, según reveló hoy el último informe 2008 de la Agencia Ambiental Europea (EEA).

"Si los europeos simplemente se ciñeran a las políticas establecidas el consumo de energía continuaría aumentando hasta un 26 por ciento en 2030, y los combustibles fósiles se mantendrían como principal fuente de suministro", advierte el informe.

La directora de la EEA, Jacqueline McGlade, afirma que el cambio hacia una sociedad que apenas emplee el carbón como principal fuente de energía "no está sucediendo lo suficientemente rápido", para salvaguardar el futuro del medioambiente.

"La energía procedente de los combustibles fósiles es la principal causa de influencia humana al calentamiento global. Un acuerdo europeo para reducir la economía basada en el carbón y apostar por las renovables es esencial para la seguridad energética y la evolución del cambio climático", añadió la experta.

Asimismo, el estudio destaca que los hogares europeos han aumentado su consumo de energía en un 31 por ciento en los últimos quince años, a pesar de que la media halla crecido un 17 por ciento.

Además, señala que cerca del 54 por ciento de la energía empleada durante 2005 fue importada fuera de las fronteras europeas. En concreto, resalta la aportación de Rusia, el país que más energía proporcionó durante 2005, el 18,1 por ciento de la energía total consumida en Europa. Igualmente, subraya que entre 1990 y 2005 las emisiones de CO2 aumentaron un 20 por ciento en Estados Unidos y se multiplicaron por dos en China.

Por último, el informe destaca "algunos datos positivos" en cuanto al incremento del sector de las energías renovables y su potencial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así mejorar la calidad del aire. "Tan sólo representaron el 8,6 por ciento del consumo final de energía en Europa durante 2005, un corto camino para alcanzar el 20 por ciento de las emisiones para 2020", apunta el informe.