5 de abril de 2020
 
Actualizado 14/11/2008 14:53:17 +00:00 CET

Un equipo científico pide que la Fundació Poblet (Tarragona) le permita estudiar los restos de Jaume I

TARRAGONA/BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El equipo que descubrió la falsedad de los restos del Príncipe de Viana en el Monasterio de Santa Maria de Poblet (Tarragona) ha pedido ahora al abad, Josep Alegre, estudiar los del Rey Jaume I, para lo cual debe convocarse la reunión anual del patronato de la fundación, con el fin de que lo apruebe.

La historiadora Mariona Ibars, directora histórica y coordinadora del proyecto, alega en su carta al abad, del 7 de noviembre, que su equipo pretende, "sin ánimo de lucro", identificar correctamente los restos y dejarlos restaurados.

Actualmente hay en su ataúd un cuerpo y dos cabezas, tras la profanación de la tumba, en 1837, "por culpa de los desastres de la guerra". Entonces, sus restos "sirvieron de burla y escarnio" y quedaron tirados por el suelo del presbiterio de la iglesia, explica en la carta.

En declaraciones a Europa Press, Ibars recordó que hasta final de año se conmemora el octavo centenario del nacimiento del Rey, por lo que es un buen momento para "contribuir a devolverle su dignidad perdida" al rey, "posiblemente el monarca más carismático y querido" de la antigua Corona de Aragón.

Un equipo dirigido por ella ya anunció en septiembre que el estudio genético de unos restos hallados en Poblet demuestra que "desgraciadamente" no corresponden al Príncipe de Viana, hijo de la Reina Blanca I de Navarra, aunque en un principio se creía que correspondían a él.

Aquél estudio revelaba que esos restos encontrados --un fragmento de la columna y dos segmentos corporales momificados-- son de tres personas. Además, se comprobó que fueron manipulados para reconstruir un cuerpo, y que el fragmento de la parte superior corresponde a un hombre de mediana edad.