La Junta declara BIC la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación en Tabernas (Almería)

Interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación en Tabernas
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 19/02/2019 14:49:44 CET

SEVILLA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Gobierno ha aprobado este martes la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz y como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Monumento, de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación en Tabernas (Almería).

Así se ha acordado en la reunión semanal del Consejo de Gobierno andaluz, de la que ha dado cuenta a su término en rueda de prensa el portavoz y consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo.

El inmueble responde al modelo típico de construcción mudéjar en ladrillo y representa la culminación del mudéjar almeriense, que proliferó en el que fue Reino de Granada durante el siglo XVI, y en el que fue necesaria la construcción rápida de numerosos edificios religiosos.

Para ello se aprovecharon la mano de obra autóctona y las tradiciones locales, que se reflejan en la utilización de la mampostería u otras técnicas igualmente modestas como el ladrillo combinado con mampostería y el tapial.

En cuanto a su estructura, el templo conserva una gran armadura de limas en la nave central, que se extiende sin interrupción desde los pies a la cabecera, y dos armaduras de colgadizo en las naves colaterales, así como la portada de cantería que reflejan la evolución estilística que va desde el renacimiento de mediados del siglo XVI hasta los planteamientos manieristas del siglo XVII.

En su interior destaca el retablo monumental de la Virgen del Carmen, realizado en mármol blanco y verde y fechado en 1865. Asimismo, cabe señalar el retablo de la capilla mayor que, pese a ser obra de posguerra --de Jesús de Perceval--, está realizado al estilo barroco.

Con la inscripción en el Catálogo General no sólo se protege al inmueble en sí, sino que, además, se da protección al entorno y a una serie de bienes muebles, entre los que se incluyen siete esculturas (Virgen de las Angustias, Sagrado Corazón de Jesús, San José y Niño Jesús, Virgen de la Esperanza, Virgen de los Dolores, Jesús Nazareno y Jesús de la Misericordia) y un incensario de plata.

La iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación fue mandada a construir por el obispo Antonio Carrionero a mediados del siglo XVI, cuando las dificultades económicas motivaron que la mayoría de las edificaciones religiosas almerienses de esta época, se caracterizaran por su simplicidad, con estructuras sencillas y desornamentadas.