Publicado 08/03/2021 19:43CET

La Junta promueve medidas para la protección de los menores en Cádiz

La directora general de Infancia, Antonia Rubio, y la delegada territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Cádiz, Ana Fidalgo
La directora general de Infancia, Antonia Rubio, y la delegada territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Cádiz, Ana Fidalgo - JUNTA DE ANDALUCÍA

CÁDIZ, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La directora general de Infancia, Antonia Rubio, y la delegada territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta en Cádiz, Ana Fidalgo, han visitado la sede de varias instituciones en la provincia que trabajan por la protección de la infancia con el fin de conocer los proyectos y programas que desarrollan en colaboración con la Consejería.

Así, la directora general de Infancia y la delegada territorial han visitado el Centro de Protección de Menores Casa-Hogar 'Luisa de Marillac' en Cádiz, dependiente de la Compañía de las Hijas de La Caridad, entidad colaboradora de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en esta materia, con una larga trayectoria en el trabajo con menores, que busca la atención y promoción de los más desfavorecidos de la sociedad.

Según ha indicado la Junta en una nota, actualmente el centro tiene todas sus plazas ocupadas, un total de ocho menores, cuatro chicos y cuatro chicas de edades comprendidas entre los 11 y 16 años, entre los que se encuentra el premio a la mejor trayectoria académica en la ESO de la ciudad de Cádiz. Antonia Rubio, directora general de Infancia, ha destacado "el esfuerzo que realizan estos jóvenes para la superación de dificultades personales y académicas".

Posteriormente, Rubio y Fidalgo han mantenido un encuentro con la Fundación Márgenes y Vínculos en Cádiz que desarrolla programas como el de atención a menores víctimas de abusos sexuales, el programa preventivo para niños, niñas y adolescentes en situación de dificultad y/o conflictividad en el ámbito familiar (NAYFA), el programa de intervención social y terapéutica con menores que ejercen violencia física, psicológica y/o sexual, o la campaña contra el abuso sexual infantil 'Secretos que duelen'.

Todos estos programas tienen entre sus objetivos la protección del menor asesorando, evaluando e interviniendo socialmente o psicoterapéuticamente con los menores que ejercen violencia y sus familias, promoviendo en los niños, niñas y adolescentes las competencias socio-personales que faciliten su adaptación y bienestar en el contexto familiar y en el entorno social al fortalecer en las figuras parentales las competencias necesarias para un ejercicio positivo de la parentalidad o proporcionando orientación legal y social al menor y la menor y a su familia, sobre los pasos legales y los recursos disponibles para ayudarles.

Además, el Programa de Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento a menores víctimas de violencia sexual de la Junta de Andalucía, desarrollado en la campaña 'Secretos que duelen', ha atendido a 194 menores de la provincia, de los cuales 141 son niñas y 53, niños, según ha indicado.

"Andalucía ya es pionera en la atención e intervención a menores víctimas y sus familias con el Programa de Evaluación, Diagnóstico y Tratamiento organizado desde la Dirección General de Infancia y coordinado a nivel provincial a través de los Servicios de Prevención de las Delegaciones Territoriales de la Consejería", ha señalado Fidalgo.

Finalmente, ambas representantes de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación se han desplazado a Jerez de la Frontera para visitar el centro de acogimiento residencial de menores gestionado por 'Proyecto Hombre' mediante un contrato suscrito con esta Dirección General de Infancia.

En este centro se desarrolla un programa de tratamiento de menores con problemas de conducta asociados al consumo de sustancias tóxicas, siendo el único que desarrolla este programa tan específico. Supone la aplicación de técnicas y actuaciones muy estructuradas, destinadas a la contención y corrección con carácter terapéutico y socioeducativo de aquellos comportamientos altamente contrarios al modelo de convivencia, es decir, este programa tiene un carácter transitorio hacia la integración en los contextos normalizadores, ha recordado la Junta.