Publicado 13/06/2021 19:09CET

La Junta reduce a 45 días el paro biológico del marisqueo de coquina fina en Huelva y el Golfo de Cádiz

Archivo - Coquinas de Huelva.
Archivo - Coquinas de Huelva. - EUROPA PRESS - Archivo

CÁDIZ, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible tiene previsto publicar "próximamente" la orden por la que se establece un paro biológico de 45 días para el marisqueo de coquina fina ('Donax trunculus') en el litoral onubense y la costa de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en lugar de las 60 jornadas previstas inicialmente. Por tanto, la veda finalizará el próximo martes, día 15 de junio, tras su inicio el 1 de mayo de 2021.

Al respecto, la consejera Carmen Crespo ha resaltado que, con esta medida, "el Gobierno andaluz da respuesta un año más a la solicitud realizada por unos profesionales del marisqueo que faenan en el Golfo de Cádiz y que, teniendo en cuenta las posibilidades de pesca, pueden continuar realizando una actividad sostenible ambiental, económica y socialmente".

En cuanto a su objetivo, Crespo ha apuntado en un comunicado que el Ejecutivo regional persigue "garantizar la rentabilidad económica de un sector que ha demostrado su compromiso con la salvaguarda del entorno marino y que es consciente de la importancia de respetar el ciclo de reproducción de las pesquerías para asegurar su continuidad en el futuro".

En 2020, la Consejería de Pesca estableció el mismo período de inactividad (45 días) para la extracción de este bivalvo, "una medida que ha influido en el aumento del 21% registrado en el valor de las ventas de coquina fina en lonjas y centros de expedición de Andalucía del año pasado en comparación con 2019".

En concreto, hace dos años estas transacciones reportaron al sector del Golfo de Cádiz 1,16 millones de euros mientras que en 2020 superaron los 1,4 millones de euros. El volumen de las primeras ventas del año pasado (cerca de 241.700 kilogramos) también se ha elevado en comparación con 2019 (156.000 kilogramos). En este caso, la subida ha rozado el 55%, según informa la consejería.

Atendiendo a datos anteriores, el valor de las primeras ventas de coquina fina andaluza durante 2020 supone más del cuádruple de la cantidad obtenida en 2016 (más de 320.400 euros) y los kilogramos comercializados ese mismo año casi se triplican en la última campaña, ya que hace cuatro años rozaban los 81.000 kilos.

En cuanto a las ventas en lonja de 2020 (más de 161.500 euros), destacan especialmente las instalaciones de Isla de Cristina con ventas por valor de casi 85.600 euros. Le siguen Punta Umbría, con transacciones por 44.500 euros; Ayamonte, que ha obtenido 25.200 euros con esta comercialización; y Fuengirola, donde las ventas han rozado los 6.200 euros.

A este montante se suman los más de 1,2 millones de euros obtenidos mediante la comercialización de estas coquinas a través de centros de expedición y entidades asociadas a las lonjas.

La Junta de Andalucía ha subrayado "la importancia de respetar las medidas de control establecidas para garantizar el buen estado de los productos pesqueros". Los moluscos son particularmente sensibles a la presencia de toxinas en las aguas donde habitan por lo que resulta especialmente importante que su extracción se realice cuando la zona se encuentra en condiciones óptimas para ello.

Para facilitar en todo lo posible el buen ejercicio del marisqueo, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible pone a disposición de los profesionales un espacio en su web dedicado exclusivamente a informar sobre la situación en que se encuentran las diversas zonas de producción del litoral andaluz ('https://www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/moluzonasp...').

El consumo de productos en mal estado podría suponer un riesgo para la salud humana. Por este motivo, el Gobierno andaluz apela a la cooperación de los ciudadanos para que únicamente extraigan moluscos quienes se han formado para ello y cuenten con la documentación obligatoria para poder realizar esta actividad.