Publicado 29/06/2021 18:41CET

La Junta valora antes los criadores de ganado de lidia las ayudas de la Junta a un sector relevante en Cádiz

Mestre en el acto con criadores de ganado de lidia
Mestre en el acto con criadores de ganado de lidia - JUNTA DE ANDALUCÍA

CÁDIZ, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La delegada de la Junta en Cádiz, Ana Mestre, ha informado a los criadores de ganado de lidia de la provincia de las ayudas a las explotaciones de cría de ganado de lidia que ha puesto a su disposición la Junta de Andalucía con fondos propios por un montante de cuatro millones de euros, en una reunión en la que han estado presentes la delegada territorial de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ana Bertón, y el coordinador provincia de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía, Francisco Javier Chavarri.

"Con ello se persigue compensar la pérdida de ingresos sufrida por los profesionales que se dedican a esta actividad a causa de las limitaciones impuestas durante la crisis sanitaria por covid-19 y evitar la desaparición de esta actividad ganadera", ha afirmado Mestre, según ha indicado la Junta en una nota.

Los interesados en acceder a las subvenciones pueden tramitar su solicitud hasta el próximo día 15 de julio ya que, como se recoge en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), disponen de 15 días hábiles para tramitar su solicitud a partir del viernes 25 de junio.

La delegada ha considerado que "este sector ha sufrido un grave perjuicio en sus explotaciones debido a las limitaciones impuestas en España para intentar luchar contra la pandemia por coronavirus". Así, "la cancelación inesperada de las fiestas en 2020 ha puesto en peligro un valioso patrimonio genético, ya que los ganaderos han sufrido un duro revés por no poder dar salida a los ejemplares de toro bravo".

Durante los meses que han durado las restricciones, las fincas dedicadas a la cría de estos ejemplares han experimentado un incremento del número de animales y, consecuentemente, también de los costes de producción, principalmente, por la inversión necesaria para alimentar al ganado, ha señalado la Junta.

En este sentido, ha recordado que estas explotaciones asumen la totalidad de las fases productivas del ciclo de vida del ganado bravo, por lo que una única persona se ve obligada a afrontar todos los gastos. Por ello, Ana Mestre ha mostrado su "esperanza" de que estos incentivos "sirvan de ayuda a un sector económico de relevancia para Andalucía".

Igualmente, ha indicado que "la cría de ganado bravo contribuye al desarrollo de Andalucía al incidir de forma positiva en el ámbito económico, social y ambiental", resaltando que "el toro de lidia es un elemento modelador y conservador del paisaje, por lo que su cría es una actividad sostenible que, además, contribuye a fijar la población a las zonas rurales".

Estas ayudas se suman a otras convocatorias que la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha puesto ya al servicio de diferentes sectores andaluces que también se han visto especialmente afectados por las consecuencias del covid-19 como el viñedo de vinificación, los profesionales de cría de equino, los productores de flor cortada y planta ornamental y los ganaderos de bovino, ovino, caprino y porcino ibérico.

Asimismo, la Consejería ha convocado subvenciones dirigidas a respaldar a diversas pymes del sector agroalimentario damnificadas por la pandemia como bodegas, secaderos de jamones, paletas y embutidos y centros de manipulación de flores y plantas ornamentales, como es el caso de la Flor Cortada, en la provincia.

Las subvenciones a las explotaciones de cría de ganado bravo se conceden por animal elegible, es decir, por cada ejemplar de especie bovina registrado en el Sistema Integrado de Gestión Ganadera de Andalucía (Siggan) a fecha de 14 de marzo de 2020 como hembra de 'lidia', mayor de 42 meses que haya parido un ternero de la misma raza en los últimos 12 meses.

Como establecen las bases reguladoras, el máximo de cabezas subvencionables es de 120 animales por beneficiario, y la cuantía puede variar desde los 300 euros de base hasta rondar los 600 euros por cabeza de ganado en función de las características de la explotación