El Reina Sofía de Córdoba incrementa el número de plazas para especialistas internos residentes y alcanza las 84

Foto de familia de residentes, tutores y autoridades
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 14/09/2018 17:09:22CET

CÓRDOBA, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha incrementado el número de plazas de Especialista Interno Residente (EIR) alcanzando un total de 84 vacantes para el curso 2018-2019, lo que supone cuatro más que en la anterior convocatoria.

Según ha indicado la Junta en una nota, en Córdoba, la oferta se completa hasta 127 plazas sumando las de especialista en Medicina y Enfermería del Trabajo, Medicina Preventiva, Medicina de Familia y las de los hospitales comarcales Infanta Margarita de Cabra y Valle de Los Pedroches de Pozoblanco.

En el Hospital Reina Sofía podrán acceder a esta oferta sanitaria 71 candidatos con la titulación de Medicina, tres con la titulación de Farmacia, uno en Biología, siete de Enfermería y dos de Psicología. La fecha de la próxima prueba selectiva será el sábado 2 de febrero de 2019, siendo la fecha de incorporación de los seleccionados el 27 y 28 de mayo de ese mismo año.

Estas cifras se suman a las del resto de Andalucía que en total ha aumentado este año un 10,3 por ciento la oferta, situándose muy por encima del incremento registrado en España (3,2%) donde se registran un total de 8.402. Destaca especialmente en Andalucía la ampliación de la oferta formativa en las especialidades de Oncología Médica, Medicina Intensiva, Neurofisiología Clínica y Bioquímica Clínica, ya que en el cómputo global experimentan un descenso.

Concretamente en la provincia de Córdoba, el incremento se cifra en diez plazas más respecto a la anterior convocatoria, siguiendo con la tendencia al alza de los últimos años, en los que se ha pasado de las 106 ofertadas en 2015 a las 127 que se convocan este año.

Junto con esta oferta, el Gobierno andaluz aprobó el pasado mes de marzo el decreto del modelo de formación de especialistas en Ciencias de la Salud, una norma que blinda la calidad y la innovación en la docencia y articula la estructura del sistema formativo.

Así, esta norma garantiza una formación de los EIR acorde a los programas oficiales de las especialidades y ofrece garantías en el ámbito de la docencia. Además, contempla el procedimiento para la autorización y evaluación de las rotaciones externas de los especialistas en formación y prevé la constitución de un banco de destinos de excelencia para el desarrollo de estas rotaciones.

El personal en formación puede además incorporarse a los diferentes programas de cooperación promovidos o subvencionados por la Junta de Andalucía y a aquellos otros que, por su especial trascendencia, se consideren oportunos.

En este modelo, los profesionales en formación cuentan también con mecanismos de evaluación y seguimiento de los procesos de formación, como la encuesta anual de satisfacción, y con la herramienta de 'PortalEir' como soporte informático de gestión para registrar las actividades relacionadas con el proceso de formación sanitaria especializada.

El decreto desarrolla el marco normativo estatal previsto para las comunidades autónomas, regulando con detalle medidas que en su mayor parte ya se vienen aplicando en Andalucía. Entre ellas destaca la garantía de disposición del tiempo necesario en la jornada laboral para los profesionales que ejercen la tutoría de residentes. La jefatura de servicio o la dirección de Unidad de Gestión Clínica determinarán el total de dedicación a la docencia, que en ningún caso podrá ser inferior a 60 horas al año.