Publicado 14/07/2021 13:49CET

La Junta y la Universidad de Granada crean la Pirámide de Movilidad

La Consejería de Salud y Familias y la Universidad de Granada crean la “Pirámide de movilidad”
La Consejería de Salud y Familias y la Universidad de Granada crean la “Pirámide de movilidad” - EASP

GRANADA, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

La pirámide de movilidad, creada de forma conjunta por la Consejería de Salud y Familias y la Universidad de Granada, representa qué formas de desplazarse deberían priorizarse para obtener impactos positivos tanto en la salud personal como en la sostenibilidad.

La Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias ha impulsado este proyecto a través de su Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía que coordina la Escuela Andaluza de Salud Pública, según informa en una nota esta entidad. Por parte de la Universidad de Granada, ha participado la Comisión de Movilidad del Vicerrectorado de Igualdad, Inclusión y Sostenibilidad, el Departamento de Educación Física y Deportiva y el grupo de investigación Promoting Fitness and Health Through Physical Activity (Profith).

Esta pirámide se presenta como una herramienta al servicio de la comunidad y un elemento de promoción de la movilidad activa en la población de todas las edades. Desde la EASP señalan que los medios de desplazamiento activo, que pueden verse en la base de la pirámide, implican un incremento de actividad física que conlleva beneficios sobre la salud de las personas, así como al entorno al no contaminar ni empeorar la calidad del aire.

Si se reducen los contaminantes producidos por los desplazamientos en vehículo motorizados, se mejora la calidad del aire y, por consiguiente, se reduce el riesgo de enfermedades asociadas. Un mayor nivel de actividad física en los desplazamientos implica además una reducción en el riesgo de mortalidad, mejor condición física y perfil metabólico y una reducción de la grasa corporal.

Estos desplazamientos activos conllevan también un mayor conocimiento del entorno, un ahorro económico y una reducción del tráfico, la contaminación atmosférica y acústica. Una movilidad sostenible permite ciudades más saludables y humanas, donde la movilidad peatonal y en bicicleta es la protagonista. Y ésta se complementa con un transporte público eficaz y eficiente, que permita acceder a aquellos lugares más distantes y el fomento de la intermodalidad, especialmente el conjunto peatonal-bicicleta-transporte público. Este tipo de movilidad deriva en los mayores beneficios para la salud individual y del entorno.

Contador