Publicado 25/08/2022 13:39

Clausurado el programa andaluz de las escuelas de verano con 6.750 menores vulnerables atendidos

Clausura de las Escuelas de Verano de la Junta de Andalucía
Clausura de las Escuelas de Verano de la Junta de Andalucía - JUNTA DE ANDALUCÍA

ANDÚJAR (JAÉN), 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Programa de Escuelas de Verano puesto en marcha por la Junta de Andalucía para garantizar tres comidas diarias a menores vulnerables y contribuir a paliar la pobreza infantil ha atendido este año a un total de 6.750 niños y adolescentes en toda Andalucía, con edades comprendidas entre los tres y 15 años, lo que supone 2.050 menores más que en la edición del año 2021.

El viceconsejero de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, José Repiso, ha clausurado el programa que se ha desarrollado en la escuela de verano de Andújar (Jaén) con 50 niños y niñas, donde la entidad Inserta Andalucía, organizadora de esta escuela, ha hecho entrega de unos 50 lotes de material escolar, que incorporan una tablet, a menores en exclusión social para su digitalización.

Esta iniciativa forma parte de un programa de emergencia social de esta asociación que cuenta con la financiación de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad mediante las ayudas convocadas a través del 0,7 por ciento del IRPF y que cubre también el abono de productos y bienes de primera necesidad.

En 2022, la Consejería ha destinado al Programa de Escuelas de Verano 4,6 millones de euros mediante subvenciones en régimen de concurrencia competitiva, cifra que casi duplica la inversión del año anterior. Esto ha permitido poner en marcha 114 escuelas en toda la Comunidad, es decir, 41 más que en el año anterior.

Por otra parte, este programa ha permitido, además, la contratación directa de 941 trabajadores y trabajadoras, lo que supone 327 empleos más que en 2021. Asimismo, según se ha informado desde la Junta de Andalucía, "se ha generado un importante número de empleos indirectos a través de las empresas de catering, seguridad o limpieza".

Repiso ha agradecido a las personas, entidades y Administraciones que han hecho posible este proyecto un verano más, ya que "la mayoría de estas escuelas se organizan en centros educativos de enseñanza primaria, por lo que debemos subrayar la cooperación interinstitucional que las hace posibles".

Para el viceconsejero, este programa es "un ejemplo de la eficacia y eficiencia de la colaboración público-privada, que forma parte del ADN del Gobierno andaluz". En este sentido, ha subrayado "la labor que llevan a cabo entidades privadas sin ánimo de lucro, lo que demuestra la fortaleza y la capacidad de respuesta que tiene el tercer sector en nuestra Comunidad".

Como ha señalado el viceconsejero, para paliar los efectos del incremento de la pobreza por la crisis postcovid y, especialmente ahora, en un escenario de creciente inflación, las escuelas de verano impulsadas por la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad se llevan a cabo en las 95 zonas que han sido identificadas en el contexto de la Estrategia Regional Andaluza de Cohesión e Inclusión social. Intervención en zonas desfavorecidas (eracis).

Repiso se ha referido a la Estrategia por la Infancia y la Inclusión de Andalucía, aprobada por el Gobierno de Andalucía este mismo año, y a la nueva Ley de Infancia y Adolescencia. "Es obligación de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad apoyar desde el sistema de protección social público andaluz a las familias con menores a su cargo para mejorar sus condiciones de vida y poner fin a la pobreza estructural que sufre esta tierra desde hace demasiado tiempo", ha concluido el viceconsejero.

Por su parte, el alcalde de Andújar, Pedro Luis Rodríguez, ha valorado la colaboración entre administraciones para disponer de un recurso esencial para numerosas familias andujareñas con dificultades. "Debemos seguir defendiendo las políticas de infancia y adolescencia y, por ello, continuaremos trabajando, conjuntamente, para garantizar la protección de los menores de nuestro municipio y para que puedan desarrollarse en igualdad de oportunidades", ha señalado el regidor.

Las escuelas de verano en Andalucía atienden a menores de entre 3 y 15 años pertenecientes a hogares familiares con dificultades económicas y/o en situación de riesgo y exclusión que, previamente, han sido valoradas y derivadas por los Servicios Sociales Comunitarios. De esta forma, el programa ofrece continuidad a los menores que son atendidos durante el curso escolar mediante el plan de refuerzo de alimentación infantil en los centros educativos públicos de Andalucía.

Las actividades que realizan se enfocan en una triple vertiente. Por un lado, son actividades socio educativas, relacionadas con el refuerzo de los contenidos curriculares y los hábitos saludables en materia de alimentación, higiene y socialización secundaria.

Asimismo, se orientan al uso del ocio y tiempo libre con talleres deportivos, de reciclaje, manualidades y otras acciones que fomenten el desarrollo de la imaginación y la creatividad, así como visitas a la playa o la piscina y al teatro. Por último, configuran una asistencia alimentaria integral al proporcionar desayuno, almuerzo y merienda.

Además, estas escuelas favorecen la conciliación de la vida familiar y laboral de las madres y padres, son un entorno adecuado para detectar posibles situaciones de riesgo y, en esta edición, este programa se ha convertido en un recurso importante para atender a los niños y niñas ucranianas refugiadas y contribuir a su inclusión social.

En la provincia de Jaén, 415 niños, niñas y adolescentes han disfrutado de las ocho escuelas de verano que ha desarrollado la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad. En concreto en Andújar (Jaén), la entidad Inserta Andalucía ha prestado este servicio a 75 menores del municipio. Esta asociación también ha gestionado y organizado la escuela de verano de la localidad de Linares, en la misma provincia.

En total en Jaén, las escuelas de verano de la Junta de Andalucía han atendido a 415 menores y han supuesto empleo directo para 78 profesionales gracias a una inversión de 200.000 euros.