Actualizado 22/01/2016 10:46 CET

Ultiman el proyecto de segunda de fase de actuación en Quesada

SANTA ELENA (JAÉN), 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía está "ultimando el proyecto" de la segunda fase de los trabajos de recuperación y reforestación del monte quemado en el fuego de Quesada, Huesa y Cabra del Santo Cristo, en la provincia de Jaén. Con cerca de 10.000 hectáreas quemadas tras iniciarse el fuego por una tormenta, fue el incendio más grave registrado este verano en la comunidad.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha señalado este jueves a preguntas de los periodistas que se está diseñando esa nueva etapa y "en el momento en que se termine comenzará" a desarrollarse. No ha querido dar, eso sí, fecha concreta, aunque ha incidido en que "está muy próximo el final de la redacción" de la intervención.

Fiscal, que ha comentado que "hay mucho trabajo por hacer" en el área afectada, ha recordado que las tareas que se ejecutan durante el primer año se dirigen básicamente a que "no se empeore" la situación del suelo "y no haya erosión", de modo que la meteorología con posibles lluvias "produzcan los menos daños" posible.

Junto a ello, se debe "estar muy pendientes" de "cómo se regenera de forma natural" la vegetación para, a partir del segundo año, acometer algunos trabajos forestales que los técnicos decidirán en función de cómo haya evolucionado la vegetación".

La primera fase para la recuperación y reforestación del área afectada comenzó a principios de octubre y culminó en la primera semana de diciembre. Esta etapa inicial, con las medidas urgentes declaradas de emergencia, se centró en tres grandes aspectos: acciones de corrección hidrológica, construcción y mejora de infraestructuras ganaderas y mejora y eliminación de la vegetación afectada.

El propio consejero informó de ellas en la visita que realizó el 20 de noviembre a la zona, donde añadió que contaba con una inversión que ronda el millón de euros. Incidió en que uno de los principales objetivos de la restauración es la lucha contra la erosión y la pérdida de suelo, por lo que las principales actuaciones han estado dirigidas a la ejecución de diques de contención de diferentes dimensiones y tipología.

Otra prioridad era el acondicionamiento de los terrenos dedicados a la ganadería, para lo que los técnicos han construido y acondicionado apriscos, depósitos de agua y abrevaderos, dado que en algunos casos ha sido necesaria la reubicación de explotaciones.

Por otra parte, se abonaron pequeñas superficies para mejorar la disponibilidad de alimento de la fauna, de lo que se verán beneficiados los cazadores y los ganaderos. Las actuaciones para la eliminación de la vegetación afectada consistieron en la corta de pies quemados, así como en podas de saneamiento para la mejora de la masa vegetal parcialmente afectada. Estas acciones implican en muchos casos la trituración, astillado y distribución de residuos en el suelo, con lo que se crea una capa de protección.

MÁS DE DOS MILLONES DE EUROS

En total, la Junta invertirá en la recuperación de este monte más de dos millones de euros. Fiscal resaltó, asimismo, que con esta actuación se da "la respuesta más pronta" que los recursos técnicos y los estudios científicos medioambientales ponen al alcance de la Consejería para que la naturaleza de estos montes luzca de nuevo con todo su esplendor.

Para ello, todavía queda tiempo, ya que tras la primera actuación de choque hay que esperar a ver cómo evoluciona y seguir las indicaciones técnicas en todo momento. Estas obras de urgencia se han ejecutado para "evitar la erosión y la desertización a toda costa" en una zona que es la entrada al Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las villas. Igualmente, porque los restos del incendio pueden afectar a los pueblos cercanos del entorno en caso de arrastre por lluvias.