Publicado 23/11/2020 11:27CET

El Distrito Málaga-Guadalhorce pone en marcha el programa de telefarmacia para evitar desplazamientos de pacientes

Una profesional sanitaria con medicamentos
Una profesional sanitaria con medicamentos - JUNTA DE ANDALUCÍA

Evita que pacientes en tratamiento con medicamentos extranjeros se tengan que desplazar a los centros sanitarios a recogerlos

MÁLAGA, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Distrito Sanitario Málaga Guadalhorce ha puesto en marcha su programa integral de telefarmacia que, gracias al envío domiciliario de la totalidad de medicación extranjera no termolábil (es decir, medicamentos que no necesitan frío), evita el desplazamiento de los pacientes a los centros sanitarios para la retirada de tratamientos.

Este programa ha dado cobertura en lo que va de año a más de 300 personas, proporcionando atención farmacéutica a los usuarios del servicio para reforzar tanto la adherencia como el uso seguro de los mismos. Además, gracias a la estrecha colaboración con los servicios de Farmacia Hospitalaria de la capital, se ha garantizado la implementación total del nuevo sistema rediseñando el circuito de derivación desde los hospitales.

Esto ha hecho posible que se pueda llevar a cabo la solicitud directa desde los servicios médicos hospitalarios al Servicio de Farmacia sin que sea necesario el desplazamiento físico del paciente, han precisado desde la Junta de Andalucía en un comunicado.

A excepción de los calificados como uso hospitalario o destinados a pacientes ingresados, que es competencia de los centros hospitalarios, la gestión de medicamentos extranjeros cuando se usan en las condiciones aprobadas en su ficha técnica se lleva a cabo por los Servicios de Farmacia de Atención Primaria.

Es el caso, por ejemplo, de principios activos para tratar la epilepsia, tuberculosis, parasitosis, déficit congénito de coenzima Q10, o algunas neoplasias hematológicas. Estos servicios gestionan además las importaciones de medicamentos extranjeros autorizadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios con el fin de reducir problemas de desabastecimiento de medicamentos como, por ejemplo, primidona, vitamina K, mianserina, flufenazina, maprotilina, metronidazol suspensión y más recientemente sulfasalazina o clortalidona.